El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se reunirá el próximo lunes con los ministros de Seguridad de Argentina y Brasil, Patricia Bullrich y Sérgio Moro, en la ciudad fronteriza de Pedro Juan Caballero, un encuentro que busca integrar fuerzas para combatir el crimen organizado y el narcotráfico.

La Presidencia paraguaya informó hoy que en la reunión, que se realizará en la oficina regional de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), se buscará ampliar el bloque de acción estratégica que ya mantienen Paraguay y Brasil para la erradicación de los cultivos de marihuana.

Según el comunicado de la Presidencia, esa iniciativa bilateral “también suscita el interés de Argentina en plegarse a las acciones operativas de eliminación de cultivos ilícitos”.

El documento detalla que Abdo Benítez, Moro y Bullrich, junto al ministro de la Senad, Arnaldo Giuzzio, “observarán el desarrollo de las operaciones en los centros de producción y acopio de marihuana” previamente localizados”.

En ese sentido, la Presidencia paraguaya recordó operativos como el denominado Nueva Alianza, realizado conjuntamente entre Paraguay y Brasil y destinado a la eliminación de los cultivos de marihuana en esa zona fronteriza.

“La Senad y la Policía Federal de Brasil han construido a lo largo de décadas una afianzada línea de integración que ha reportado el desbordamiento de poderosos esquemas de tráfico con alcance transnacional”, señala el comunicado.

Pedro Juan Caballero es la capital del departamento de Amambay, una zona donde abundan las plantaciones de marihuana, droga que tiene como principal destino Brasil

La ciudad es también uno de los escenarios de la guerra que libran el Primer Comando de la Capital (PCC) y el Comando Vermelho (CV), los dos principales grupos criminales brasileños, por el control del tráfico de drogas y de armas.

Paraguay es el mayor productor de marihuana de Suramérica.

En 2018, la Senad acometió 601 operativos relacionados con el tráfico de marihuana que se saldaron con unas 5.000 toneladas sacadas de circulación, entre incautaciones y hectáreas de cultivo destruidas.

EFE.