Reuters.- El peso de México navegará en aguas agitadas en el futuro cercano, alejándose de su reciente estabilidad, después de la amenaza del presidente estadounidense Donald Trump, de imponer aranceles sobre bienes mexicanos, halló este jueves un sondeo de Reuters.

La mediana de 19 pronósticos en un sondeo recopilado del 30 de mayo al 4 de junio ubicó al peso negociándose a 19,8500 por dólar en un año. Este valor implicaba una depreciación de un 1.0% desde su cotización del miércoles y era un 0.3% más débil que la mediana de mayo.

«El impacto sobre el peso ha sido una depreciación inmediata de más de 2% y, dada la alta incertidumbre, prevemos que la volatilidad siga elevada», dijo Scotiabank en un reporte. El banco proyectó que la moneda se negociaría a 20.2390 por dólar en un año.

Lee también: Peso cae tras revisión de la nota crediticia de México

La dispersión de las estimaciones alrededor de la mediana a un mes fue la más alta desde diciembre, cuando asumió el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicando una significativa falta de consenso sobre su sendero inmediato hacia adelante.

Sin embargo, la probabilidad de un debilitamiento mayor del peso por una escalada arancelaria de Estados Unidos estaba «seriamente limitada» por potenciales subidas de tasas del Banco de México (Banxico) para combatir cualquier efecto inflacionario causado por la caída de la moneda, agregó Scotiabank.

La unidad se había estado cotizando relativamente tranquila desde el comienzo de 2019 hasta que la semana pasada Trump prometió que aumentaría las tarifas sobre los bienes mexicanos a menos que se frenara el flujo de inmigrantes ilegales a través de la frontera.

El mercado cambiario de México fue el primero en sufrir el impacto pleno de las amenazas de Trump, que sacudieron a los activos de todo el mundo y oscurecieron un panorama económico mundial que ya lucía frágil debido a la guerra comercial en curso entre Estados Unidos y China.

Insinuando un potencial ajuste monetario por parte del Banxico en su próximo encuentro de política el 27 de junio, su gobernador Alejandro Díaz de León dijo que estaría en alerta por cualquier intensificación de los factores de riesgo.

La diplomacia también podría jugar un papel para enfriar las tensiones cambiarias. Funcionarios mexicanos han dicho que se podría alcanzar un acuerdo con Estados Unidos en conversaciones de alto nivel en Washington.

Lee también:

Moody’s también castiga a México: pone calificación en perspectiva negativa