Durante la tercera semana de junio, el mercado energético registró su mejor marca semanal desde la semana que concluyó el dos de diciembre 2016, luego del apoyo inyectado por las expectativas de una política monetaria más flexible y de que el presidente estadounidense, Donald Trump, suspendió un ataque que parecía inminente contra Irán, apuntalando los precios del energético al final de la jornada.

En el balance de los cinco días, el WTI ganó 9.69 por ciento para cerrar en 57.60 dólares por barril, mientras que el Brent avanzó 5.37 por ciento a los 65.34 dólares.

En tanto, el precio de la mezcla mexicana de exportación se ubicó en los 59.91 dólares, un 8 por ciento más que la semana previa.

Durante la jornada del viernes, los precios recibieron el último impulso luego de que Trump canceló ataques aéreos contra Irán ‘de último minuto’ como represalia por el derribo de un dron estadounidense a mitad de la semana.

Un reporte de Banco Base señaló que las presiones al alza en los precios del crudo tienen que ver con el regreso de las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos e Irán, la disminución en los inventarios de crudo estadounidense, y la expectativa de que la OPEP y sus aliados podrían continuar con los recortes en la producción de crudo.

Peso frena avance Después de tres días de ganancias frente al dólar, el peso cortó el viernes pasado sus avances, cayendo 0.66 por ciento.

De acuerdo con datos del Banco de México (Banxico), el cierre del dólar interbancario se ubicó en 19.1425 unidades. En ventanilla bancaria, el dólar se vendió en 19.45 pesos, cifra 15 centavos mayor a la reportada el jueves como cierre por Citibanamex.

El balance fue positivo para el peso por segunda semana seguida.