El Informador / ESTADOS UNIDOS (29/AGO/2016).- Que nadie lo dude, son las chicas quienes están marcando el paso en el mundo de la música. Con los talentos nacientes de Nicki Minaj y Ariana Grande, con las consagradas como Beyoncé y Sia y aquellas legendarias como Britney Spears. Y todas ellas se encargaron de darle brillo a los Premios MTV ayer por la noche, en una espectacular ceremonia celebrada en el Madison Square Garden de Nueva York.

La hija pródiga de Barbados, Rihanna, se encargó de abrir la ceremonia interpretando un popurrí de éxitos como “We Found Love” y “Where Have You Been”, vistiendo un exótico traje rosa. Es cierto que se veía impresionante, pero no sonaba tanto, pues dejó que el “playback” hiciera buena parte del trabajo vocal.

Pero este fue un detalle menor tomando en cuenta la cantidad de momentos picantes que tuvo la noche. Por un lado, el glamour y lo sexy fue un elemento cortesía de Ariana Grande y Nicki Minaj, quienes protagonizaron uno de los instantes más picantes de la ceremonia con el dueto “Side to Side”, acompañado por una coreografía donde los movimientos sensuales y subidos de tono fueron la constante.

Pero no todo fue cuestión de presumir un buen cuerpo. Ejemplo de ello fue Alicia Keys, quien presumió el amor que le tiene a Nueva York, lanzó un discurso político y de paso mantuvo su campaña de no usar maquillaje de ningún tipo, mostrando el valor real que debe tener la belleza natural.

El incomprendido West

Kanye West comenzó a llamar la atención desde la alfombra roja. O mejor dicho, llamaba la atención su esposa, Kim Kardashian, quien lució una blusa transparente. Pero eso apenas fue el principio.

West presentó su nuevo video durante la ceremonia, titulado “Fade”, pero antes decidió dar un largo y extraño discurso, donde trató de explicar el origen del video de su canción “Famous”, donde aparecen varias actores personificando a celebridades desnudas. “Lo hice para que la gente entienda qué tan bendecidos estamos. Es como una expresión de nuestro ahora, nuestra fama en este momento, nosotros detrás del televisor, la audacia de poner a Anna Wintour junto a Donald Trump. Puse a Ray J allí, hermanos. Eso es la fama, hermanos. Vinimos en el mismo bote, ahora estamos todos en la misma cama. Bueno, quizás en diferentes botes”.

El cantante agregó que trata de llevar su carrera según lo que ha aprendido de seis personalidades: Harry S. Truman, Henry Ford, Howard Hughes, Walt Disney, Steve Jobs y… Kanye West.

La hora de las reinas

Pocas mujeres tienen tanto poder ahora en la industria sonora como Beyoncé. La cantante se pasea por cualquier escenario y lo convierte en suyo, y los MTV no fueron diferentes. Se apoderó del escenario desplegando un espectáculo donde se escuchó la potencia de su voz con temas como “Lemonade”, y claro, ganó el premio a Video del año (aunque perdió en la categoría de Mejor colaboración contra el grupo sensación del momento, Fifth Armony).

Pero el momento esperado por todos este año no lo protagonizó Beyoncé, sino Britney Spears. La “Princesa del pop”, que lo mismo encumbró que sepultó su carrera en los Video Music Awards, regresó por la puerta grande, en su mejor estado físico y desplegando el carisma que hizo que alguna vez la consideradan la heredera de Madonna. Lo hizo acompañada del rapero G-Eazy interpretando su sencillo más reciente: “Glory”.

Los principales ganadores

Fue una velada con muchos ganadores, aunque pocas sorpresas. Drake fue el primer ganador de la noche por Mejor video de Hip Hop, entregado por Puff Daddy.

El segundo “Moon Man” fue a parar a manos del rapero Future, una de las nuevas figuras de la música estadounidense. Otras que comienzan a llamar la atención son las chicas de Fifth Armony, quienes ganaron el premio a Mejor colaboración. El mejor artista nuevo fue DNCE, proyecto de Joe Jonas.

El Mejor video masculino correspondió a  “This is what you Came For” de Calvin Harris y Rihanna, mientras que el Video del año es “Formation” de Beyoncé.

El último premio de la noche, “Michael Jackson Video Vanguard Award”, fue para Rihanna, quien en un sentido discurso agradeció a sus fanáticos y especialmente a los habitantes de Barbados, a quienes aseguró que siempre lleva presentes en su corazón.

ALFOMBRA ROJA

Kim Kardashian y Kanye West Lo suyo es la polémica, y parece que no se sienten felices si no están provocando al mundo. Tanto Kim como Kanye se dejaron ver enamorados en la alfombra azul. Ella vestida de color negro con una blusa transparente que dejaba ver todos sus encantos y Kanye promoviendo su línea de camisas.

Nicki Minaj La consigna de Nicki como siempre fue “todo menos perder el estilo” (bueno, su versión de estilo), por lo que no tuvo problema en dejarse retratar en la alfombra roja mientras se arreglaba el cabello. Se vale, siempre que la intención sea deslumbrar. Presumió un vestido azul del diseñador Bao Tranchi tan ceñido a su cuerpo que apenas podía caminar.

Beyoncé Cortesía del diseñador Francesco Scognamiglio, Beyoncé desfiló con un vestido que emulaba las alas de un ángel (aunque en Twitter decían que parecía un muppet). La cantante se hizo acompañar por su hija, la pequeña Blue Ivy, pero la niña se sintió intimidada por las cámaras y al final solamente la ex-Destiny Child desfiló por la alfombra.

Alicia Keys La intérprete había prometido que asistiría a la entrega sin maquillaje, y lo cumplió. ¡No lo hace por flojera!, sino como parte de una campaña para aceptar el cuerpo y sobre todo el aspecto natural. Durante su participación en la ceremonia la cantante recitó un poema en honor a Martin Luther King.