Dos de los pensadores más influyentes del último tiempo compartieron sus ideas en el debate llamado “Felicidad: Capitalismo vs. Marxismo”. El evento, que se desarrolló en Toronto, Canadá, el pasado viernes, había agotado todas sus entradas, por lo que las expectativas eran altísimas. Sin embargo, la cita fue cuestionada por sus espectadores.

Prince Julio Cesar

El debate reunió a dos de los intelectuales más controversiales, el sociólogo esloveno Slavoj Žižek y el psicólogo canadiense Jordan Peterson para enfrentar sus ideas sobre el capitalismo y el marxismo

Por un lado, el esloveno Slavoj Žižek se define como un contrario a la teoría posmoderna y fiel seguidor de Hegel. Además, es catalogado como un posmarxista. Jordan Peterson, en cambio, tiene pensamientos más conservadores y es crítico del movimiento feminista como actor social

El novelista Stephen Marche fue uno de los críticos del debate. “Los polémicos pensadores debatieron la felicidad, el capitalismo y el marxismo en Toronto. Fue anunciado como una reunión de titanes, y no fue así “, manifestó a través de una columna publicada en el medio inglés The Guardian

Sobre el debate, el escritor comentó que la gran sorpresa ” resultó ser cuánto tenían en común el marxista de la vieja escuela y la política de identidad canadiense ”

“El encuentro Peterson-Žižek fue el caso extremadamente raro de un debate en 2019 que quizás fue demasiado civil “, consideró

Por un lado, Marche criticó los comentarios de apertura de Peterson, los cuales a su juicio “fueron decepcionantes” . “Eran una lectura vaga y no particularmente informada (por su propia admisión) del Manifiesto Comunista”, indicó, asegurando que el canadiense parecía no haber preparado su intervención

“Deambulaba entre el período paleolítico y la administración de pequeñas empresas, y parecía saber tan poco acerca de lo primero como lo último . Al observarlo, me sorprendió que alguien lo hubiera tomado tan en serio como para odiarlo”, enfatizó

Sobre Žižek, por su parte, el novelista recalcó que tampoco abordó realmente el asunto que debía discutirse, “prefiriendo saborear sus enemistades”. ” Sus comentarios fueron tan ambiguos como los de Peterson , pasando de Trump y Sanders a Dostoievski, de la crisis de refugiados a la estética del nazismo. Si Peterson era un profesor mal preparado, Žižek era un columnista que unía a un grupo de 1.000 personas “, sostuvo

“Al final, Peterson-Žižek tuvo menos de una pelea de boxeo de peso pesado que un Grand Slam de la WWE. No es que me haya decepcionado. Vi ‘el debate del siglo’, el debate de nuestro siglo. Estaba lleno del hedor de los hombres de paja ardientes. Un gran problema, con grandes números, y realmente muy poco por debajo “, cerró. ¿Encontraste algún error? Avísanos