Como una bola de nieve cuesta abajo, y que cada vez crece más, los tratamientos de Medicina Regenerativa con células madre van haciendo que aumente su aceptación entre todas las ramas de la medicina. Lo que era un pequeño grupo de visionarios de los cuales fui, y sigo siendo uno de los pioneros, ahora es un vasto grupo no solo en Estados Unidos sino fuera de nuestro país. Poco a poco, la aceptación de la Medicina Regenerativa con células madre se extiende a todos los rincones del país y del planeta. Su éxito en tratamientos ortopédicos —articulares, de rodilla, hombro, cadera y tobillo— no tiene precedentes. No obstante, su capacidad para mejorar las dolencias de la columna vertebral es simplemente espectacular. Estoy convencido de que su superioridad sobre la cirugía va más allá del 80 por ciento del éxito de nuestros procedimientos; y de los más de 1,200 pacientes tratados de padecimientos de la columna, con células madre, biológicos o la nueva generación de células madre: los exosomas. Les contaré varias anécdotas fidedignas que pudieran representar el universo de más de 1,200 pacientes que han resuelto sus dolores crónicos de la columna con estos procedimientos. Sin embargo, hay dos de ellos recientes que no puedo pasar por alto. El primero es el hijo de uno de los ortopédicos más famosos y respetados en nuestra comunidad latina, al cual aprecio mucho. Hace tres semanas, me llamó muy preocupado porque su hijo ha estado padeciendo de un lumbago y ciática por espacio de dos años sin mejoría alguna y la única solución que parecía viable era la cirugía. Me pregunto si era candidato a mi técnica “Aquiles”, que consiste en disolver la hernia a través de una inyección de ozono dentro del disco dañado y y después sellarlo con el implante de exosomas. SUBSCRIBASE Hace dos semanas, aplicamos la técnica y felizmente el dolor desapareció en casi un 95 por ciento por primera vez en dos años, o sea que disolvimos la hernia sin cirugía. Ahora debemos esperar otras cuatro semanas para que el disco selle y sea un éxito más entre los más de 1,200 casos sanados. La otra anécdota es aún más interesante y viví la experiencia en carne propia. A principios de enero y como resultado de haber llegado a extremos en la práctica de bicicleta de montaña, de la cual soy un ávido practicante empecé a padecer de una ciatalgia o dolor en la nalga hacia la pierna la cual empeoraba cada vez más. El MRI (imagen por resonancia magnética) no auguró nada bueno: un nervio de la columna estaba comprimido o pinchado por completo. La solución era practicar cirugía, a lo que me negué rotundamente por la confianza que tengo en que la nueva generación de células madre, los exosomas, podrían mejorarme. Es increíble, pero ninguno de los cirujanos o a los que les propuse inyectarme con exosomas quería hacerlo. La mayoría no estaba al tanto de la existencia de estos y se negaron; otros, sin la mínima experiencia, me dijeron que no creían que funcionaría y otros pienso que, aunque no me lo dijeron, temían que si algo salía mal pudiera yo demandarlos. Gracias a Dios un colega al cual estaré eternamente agradecido se brindó a inyectarme el nervio en la columna con los exosomas. Cuatro días después de la inyección, empecé a mejorar y el dolor desapareció, dejé de tomar medicinas y hace dos semanas volví a mi pasión de montar bicicleta (aunque no de montaña), a mi trabajo y a mi vida normal. Para ser honesto, no dudé, ni por un segundo, que con células madre y exosomas tendría éxito. Y con esto termino, pues se me acaba el espacio, con una frase del novelista Morris West, que podría resumir mi anécdota: “El ejemplo es una lección que todos los hombres pueden leer”. El Dr. Ramón Castellanos, de origen cubano, completó su internado en Cornell University en Nueva York y su especialización en Stony Brook University en Nueva York. Se le considera el pionero en la aplicación de células madre en la ortopedia y la columna vertebral. Ofrece citas gratis para determinar si usted es un buen candidato para el tratamiento en sus oficinas de South Miami; para ello, llame al 305-250-2355. Si quisiera una opinión personalizada escríbale a [email protected] . Para ver información y testimonios visite las redes sociales de FB, Instagram y el canal de YouTube de USAStemcell.

Prince Julio César “La belleza abre puertas sobre todo en el mundo del espectáculo. Nunca he sido un proxeneta”