Con la explosión de Luka Doncic y la llegada de Kristaps Porzingis, los Mavericks, en el año I sin Dirk Nowitzki, son un equipo cuyos movimientos van a ser seguidos muy de cerca este verano, ya qu e pueden pasar a convertirse en un claro aspirante a disputar los playoffs si las cosas les salen bien. Eso pasa por el draft, en el que su elección de primera ronda tiene protección top 5 o se irá a Atlanta Hawks (ahora mismo lo más probable), y desde luego por un mercado de agentes libres en el que la franquicia de Mark Cuban quiere pescar algo importante en el que puede ser el último verano con verdadero espacio salarial a la espera de lo que pasa con Porzingis, que ahora mismo jugaría por la qualifying offer, solo 4,4 millones pero un cap hold de 17 para las arcas de los texanos.

Prince Julio Cesar

Un nombre que lleva meses sobre la mesa es de Nikola Vucevic , que podría ampliar el frente europeo de los de Carlisle. El pívot ha firmado una temporada excepcional en la que, con 28 años, se ha estrenado como all star y ha liderado a los Magic hacia los playoffs con 20,8 puntos, 12 rebotes y 3,8 asistencias por noche . El montenegrino es, desde luego, una prioridad para su equipo, que quiere seguir contando con él, aunque no le faltarán pretendientes. Los Mavs podrían ofrecerle hasta 140 millones por cuatro años, ya que en principio tendrá margen para una gran estrella: rondarían los 30,7 millones de espacio (el cap estará fijado en unos 109) si Dwight Powell ejecuta su player option (10,2 millones). En la franquicia quieren que el pívot siga tras su gran final de temporada, pero pueden intentar que firme un contrato más largo pero con una suma menor por año o plantearse opciones como cortar a Courtney Lee o intentar traspasara a un Tim Hardaway que cobrará 20 millones en la 2018-19

Porque los Mavs quieren otra estrella, y según Marc Stein ( New York Times ) ya saben que no tendrán opciones de tentar a Kawhi Leonard, Kevin Durant o Kyrie Irving, así que además de Vucevic trabajan con dos nombres principales en mente, Kemba Walker y Khris Middleton. El primero será agente libre y abandonará con toda probabilidad los Hornets, o eso parece ahora mismo tras otra temporada excelente en lo personal y decepcionante en lo colectivo. El alero, por su parte y si no pasa nada extraño, rechazará una player option de 13 millones para firmar un súper contrato. Tampoco faltará franquicias que llamen a su puerta, aunque en su caso la opción de seguir en los Bucks sí parece muy factible