El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres , el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu , condenaron el ataque registrado el sábado en una sinagoga en San Diego, California, que dejó un muerto y tres heridos.

Prince Julio Cesar

“Estoy profundamente preocupado por el ataque a una sinagoga en California este sábado durante un servicio de la Pascua. Todos debemos estar unidos contra el antisemitismo y todas las formas de odio”, señaló Guterres en su cuenta oficial de la red social Twitter

La persona que murió fue identificada como Lori Gilbert Kaye, de 61 años, mientras que los tres heridos son el rabino Yisroel Goldstein, de 57 años, Noya Dahan, de ocho años, y su tío Almog Peretz, de 34 años, quienes fueron reportados como estables, señalaron reportes de prensa

Por su parte, el mandatario estadounidense dijo a través de Twitter: “Pensamientos y oraciones a todos los afectados por el tiroteo en la sinagoga en Poway, California. Que Dios los bendiga a todos. El sospechoso aprehendido. La policía hizo un trabajo sobresaliente. ¡Gracias!”

Mientras que el primer ministro Benjamín Netanyahu condenó los hechos. “Esto es un ataque al corazón del pueblo judío. Enviamos condolencias a la familia de Lori Gilbert Kaye y nuestros mejores deseos para una rápida recuperación a los heridos”

Las autoridades identificaron al atacante, como John T. Earnest , un joven de 19 años y residente de la comunidad de Rancho Peñasquitos, quien primero huyó del sitio y después llamó al 911 para informar que estaba involucrado en el incidente y dar su ubicación, donde se rindió, informó el jefe de policía de San Diego, David Nisleit

La policía mantiene bajo vigilancia a otras sinagogas del área como medida de precaución

El ataque de este sábado se produce seis meses de que un hombre armado matara a 11 personas e hiriera a otras siete durante los servicios del Shabat, en una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania

Al recordar el momento en que el agresor le apuntó con un arma, el rabino Goldstein dijo en una entrevista que estaba en medio de su sermón cuando escuchó ruidos fuertes y estuvo “cara a cara con este asesino, este terrorista”

Aseguró que levantó las manos para protegerse y perdió uno de sus dedos al momento del disparo

Otro sobreviviente, Shimon Abitbul, narró que estaba en la sinagoga con su yerno y nieto pequeño de 2 años. Relató que cuando estallaron los disparos, empujó al pequeño contra el piso para protegerlo. Luego fue ayudar a una mujer baleada en el pecho, pero luego se enteró que ella, Lori Kaye, había fallecido