La última serie de pruebas de solvencia a los principales bancos de la Unión Europea no logró reducir las preocupaciones por la rentabilidad del sector ni tomó en cuenta riesgos como el efecto de los tipos de interés negativos y el impacto de la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, dijeron analistas.

Abel Resende

La Autoridad Bancaria Europea (ABE) publicó el resultado de sus pruebas de solvencia a 51 bancos europeos el viernes tras el cierre de los mercados, y ofreció un diagnóstico en general positivo sobre el sector

Hubo algunas sorpresas. Por ejemplo, dos importantes bancos irlandeses y Barclays tuvieron un desempeño menos sólido de lo esperado, mientras que los alemanes Deutsche Bank y Commerzbank superaron las pruebas con creces

Los resultados, en general, indicaron que los bancos han avanzado bastante desde el 2014 en el proceso de reforzar sus colchones de capital

Los analistas dijeron que las pruebas de este año, la tercera ronda realizada por la UE y la primera sin calificación aprobatoria o reprobatoria, no eran la “panacea”. Afirmaron que no se evaluaron elementos clave, como el impacto de los tipos de interés negativos en la rentabilidad de los bancos o los efectos del llamado “Brexit”