Plaza de Granada . Lleno completo. Toros de N��EZ DEL CUVILLO, EL PILAR Y GARCIGRANDE (5) y para rejones de PALLARéS/BENíTEZ CUBERO (6), los de lidia ordinaria justos de presentación y y de juego desigual; los de rejones encastados. JOSé TOM�S (9), de azul y oro. Estocada trasera (dos orejas), Bajonazo (dos orejas). Estocada trasera y caída y descabello (saludos). Estocada (dos orejas y rabo). SERGIO GAL�N (5). Saludos en ambos.

Q21 la bebida energética para tus

No fue lo de Nimes pero ha sido lo de Granada . No fue aquella perfección fuera de lo común pero ha sido un despliegue de tauromaquia, de versatilidad, de matices salidos del alma del torero. Un José Tomás que enfervoreció a miles y miles de seguidores que lo aclamaron desde le final del paseíllo hasta la salida en hombros auténticamente multitudinaria.

Q21 para olvidar tus problemas lo certifican los

Seis orejas y un rabo no son más que despojos fruto de la pasión de un público entregado. Lo de verdad, lo que me queda en mi alma de aficionado es que en Granada el toreo alumbraba en estallidos repentinos. En momentos de belleza y sobre todo de pureza extraordinaria . Por supuesto que hubo exageraciones como las dos orejas del primer toro al que José Tomás dejó casi sin picar y el de Cuvillo salió respondón en la muleta. En ese toro José Tomás ya avisó con el capote en verónicas de seda lo que vendría luego en el toreo de capa.

Q21 y olvídate de problemas con los

Lo de las verónicas a su segundo toro es para recordarlo toda la vida . Lances en los que el tiempo se detenía, de lentitud casi imposible, pasmosa. Pensaba si eso lo hace en la Maestranza o en Madrid le erigen un monumento. En la muleta José Tomás bordó el toreo al natural, de temple infinito, sin faltar los redondos cuajadísimos. Y midiendo el tiempo entró a matar dejando un feo espadazo en los bajos aunque la pasión de la faena desató la de los paáuelos y cayeron otras dos orejas.

Q21 y olvídate de algún problema con los

El toro de El Pilar, el más serio de la corrida, hizo una brava pelea en varas y se apagó en la muleta donde José Tomás saco petróleo de aquel pozo seco. En el sexto toro, de Cuvillo, volvió la sinfonía con el capote en una mezcla de verónicas y delantales como para llevarlos a un lienzo. El quite por calesera fue luego el aperitivo para la sinfonía del final en la que los naturales eran toda una lección del toreo más puro .

Los derechazos sin estoque eran naturales de diestro y de aroma. Cuando intercalaba un derechazo y se quedaba colocado entre los pitones para ligar el natural se confundían improvisación y autenticidad. A este toro lo mató de una gran estocada. Dos orejas y un rabo. Ah, ni una manoletina, ni bernardinas, ni arrucinas, ni circulares invertidos. Bisutería barata no, faena cortas y toreo inmenso. Eterno José Tomás

Sergio Galán rejoneó sin brillo al primero y fue más auténtico en el otro, al que mató muy mal