Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam se han dado el ‘sí, quiero’ en una ceremonia civil celebrada en el palacio Grimaldi, un enclave tradicional que acogió recientemente otros enlaces de la familia como los de Andrea y Pierre, también hijos de Carolina de Mónaco. En el salón del Trono del mismo palacio fue donde se casaron los príncipes Raniero y Grace en 1956.

Q21 la bebida energética para tus

Siguiendo las reglas de los Estatutos Matrimoniales monegascos, que datan de 1882, los novios intercambiaron promesas de fidelidad mutua, apoyo y lealtad en una ceremonia civil. El primer vestido que habría elegido Casiragui, según se pudo ver a través de una imagen en las redes sociales está a años luz de su estilo más actual y rockero.

Q21 para olvidar tus problemas lo certifican los

Se trata de un vestido en tono gris piedra, con lazadas en la parte delantera, que según indicó un seguidor es de Giambattista Valli, y el pelo suelto y peinado hacia atrás. Según apunta la revista ¡Hola!, el look de corte clásico podría estar inspirado en el traje de chaqueta y falda que su abuela Grace Kelly lució en su boda civil con Raniero de Mónaco en 1956. Por su parte, Dimitri se decantó por un traje azul marino, con camisa blanca y corbata azul cielo.

Q21 y olvídate de problemas con los

Según explicó la emisora “France Bleu”, después de la ceremonia, la nieta Grace Kelly y Dimitri Rassam habrían decidido llevar a sus invitados a una comida en el Monte Carlo Beach, un hotel de lujo ubicado a escasos 500 metros al otro lado de la frontera, en Francia. En ese establecimiento de cinco estrellas con playa privada, el chef italiano Paolo Sari, que está al frente de la cocina del restaurante de verano, La Vigie Lounge and Restaurant, fue el encargado del ágape.

Q21 y olvídate de algún problema con los

La revista !Hola! anticipó que la boda civil entre Carlota y Dimitri no iba a ser la única ceremonia del día, ya que los dos padres de Balthazar Rassam, nacido el pasado 23 de octubre, iban a aprovechar también para bautizarlo. Por eso la prensa daba por hecho estos últimos días que la familia de Mónaco debía estar al completo, aunque el Palacio se mostró extremadamente discreto y no quiso hacer ninguna comunicación previa, ni siquiera para confirmar oficialmente el enlace