Confirmado /  Es importante entender los métodos anticonceptivos como una protección y no como una obligación. La posibilidad de tener un embarazo no deseado o que aparezca una infección de transmisión sexual son los principales temores que comparten en la actualidad hombres y mujeres al mantener relaciones sexuales. De hecho, estos miedos son las razones de que haya una relación estrecha entre las relaciones sexuales y la necesidad de utilizar métodos anticonceptivos.

 
Tradicionalmente los temas referentes a la anticoncepción los asumía la mujer. Sin embargo, esta idea es errónea dado que los dos miembros de la pareja tienen la misma responsabilidad en la sexualidad. De hecho, cada vez es más frecuente que los hombres se interesen por conocer las opciones que existen, en qué casos conviene utilizar cada uno o cómo hay que actuar si ha fallado el método de protección o han mantenido una relación sin protección. Por este motivo surge laGuía masculina de anticoncepción, un manual sencillo que puede consultar cualquier hombre interesado en el tema.

 

 

 

Los expertos que han elaborado la guía destacan que es importante entender los métodos anticonceptivos como una protección y no como una obligación frente a embarazos no planificados e infecciones de transmisión sexual. De hecho, son mayores los beneficios que los inconvenientes que suponen. Además, ?es importante recordar que el riesgo de embarazo y/o contagio no está en las personas con las que tienes relaciones, sino en las prácticas que realizas con ellas?, añaden.

 

 

 

¿Cuál es mi papel en la protección?

 

  Tan importante es la elección adecuada del método anticonceptivo como lo es asegurarnos del cumplimiento, papel del que también tiene que hacerse responsable el hombre. Respecto a la elección, María Jesús Alonso Llamazares, médico de familia y coordinadora del Centro de Orientación Sexual para Jóvenes en Málaga, indica que ésta depende del conocimiento de la pareja. En España, el más utilizado es el preservativo, mientras que si hablamos de métodos hormonales la píldora es la más utilizada.

 

 

 

?Los hombres pueden y deben ser capaces de proponer el uso o el cambio de un anticonceptivo a otro. De hecho, es posible que muchas mujeres vean en este gesto un interés y compromiso por parte del hombre en jugar un papel relevante y no ser simplemente un espectador?, especifica Alonso en la guía en la que hace hincapié que el preservativo y la vasectomía son los métodos más eficaces para los hombres. ?El coitus interruptus o marcha atrás no debería ser considerado un método anticonceptivo dada su escasa eficacia?, afirma Alonso, quien insiste en desaconsejar su uso, ya que no se suele tener en cuenta que desde que comienza la erección empieza a salir por la uretra el líquido preseminal, que también lleva espermatozoides.