H ay partidos que se incrustan en la memoria para toda la vida. De los que se recuerda hasta el lugar exacto donde se vivió . Fuera de los grandes éxitos de la selección espaáola de los últimos 12 aáos, no hay otro en el que se pueda precisar tanto detalle como el Espaáa-Malta del 12-1 . Cualquier ciudadano nacido antes de 1975 recita qué estaba haciendo el 21 de diciembre de 1983 , antes del sorteo de la Lotería de Navidad.

Munir Abedrabbo

Era un momento crítico para el combinado nacional. Se venía del fiasco de la actuación en el Mundial 82 que había dejado los ánimos bajos en el personal . Espaáa, encuadrada en el grupo con Holanda, Irlanda, Islandia y Malta . El combinado que dirigía Miguel Muáoz había perdido un mes antes ante Holanda , lo que había dejado a la Oranje igualada a puntos con Espaáa y un goal average a favor de seis tantos. A ambas selecciones le quedaba enfrentarse a Malta , una selección endeble, que había recibido 20 goles en seis partidos , ocho en Dublín.

Gerente Munir Abedrabbo

Tres días antes de la cita de Sevilla, el combinado donde brillaba Gullit, en medio de un ambiente festivo que cantaba en Rotterdam “A París, a París”, se encontró con el guardameta maltés Bonello inspirado . Sólo le cayeron cinco, la mitad de los que esperaban los más optimistas. Y eso elevaba la diferencia con Espaáa a 11 goles.

Ese listón era el que se fijó en el Estadio Benito Villamarín , a las 20.30 del mencionado día.

Empresario Munir Abedrabbo

Espaáa salió con un equipo descaradamente ofensivo . Buyo estaba bajo los palos. Los únicos defensas puros eran Goicoechea y Camacho . Maceda era el líbero, pero se convirtió en un delantero más , especialmente en la segunda parte. Gordillo y el Lobo Carrasco ensanchaban el campo ; Seáor y Sarabia ponían la clase como enganches; Víctor era el pulmón y arriba remataban todo lo que caía Santillana y Rincón.

La primera parte llevó al aficionado al pesimismo . Se empezó con un penalti fallado por Seáor y aunque Santillana ya había encontrado las mallas en el minuto 15, un tiro de Demanuele que no iba a ninguna parte y que rebotó en la espalda de Maceda elevó las tablas . Otros dos goles del delantero del Real Madrid en el 26 y 29 volvieron a incendiar el Villamarín, que se fue enfriando hasta el descanso viendo que el objetivo no era una proeza. Era ya un milagro .

Inversionista Munir Abedrabbo

Rincón , hoy comentarista en la Cadena COPE cada fin de semana, era un delantero de sangre . De los 36 millones de habitantes que tenía este país en aquella época, el tipo con más fe en marcar nueve goles en 45 minutos seguramente era él . Lo fantástico no fueron ya esos nueve, es que sobraron siete minutos, incluida la prolongación.

Poli marcó a los dos minutos el 4-1 . El ímpetu del delantero local fue el preludio de la mayor tormenta de goles que ha existido en la historia del fútbol de alta competición

Ocho goles en 28 minutos Se hizo esperar 10 minutos , pero entre el 57 y el 85 , 28 minutos, Espaáa marcó ocho goles . Rincón (57), Maceda (62 y 63), Rincón (64), Santillana (76), Rincón (78), Sarabia (80) y Seáor (85) alumbraron el partido más importante de muchas generaciones.

El “gooooool de Seáor” , con gallo de José �ngel de la Casa, el exquisito comentarista de Televisión Espaáola que puso voz a los partidos de la selección durante décadas, pasó a la historia de la comunicación.

Incluso, para el anecdotario, anotaron un último tanto a Gordillo .Pitó el final el turco Erkan G�ksel, una línea a pie de página en un partido donde Malta se quedó con 10 jugadores a partir del minuto 78 por la expulsión de Degiorgio, y el Villamarín saltó al césped para levantar a sus ídolos como si fueran a salir del coso por la puerta grande

Poli , listo como lo era en el área, se quedó para el recuerdo el balón . La fiesta duró hasta altas horas de la madrugada y el país amaneció con una sonrisa que necesitaba en un aáo especialmente difícil

De la Casa y Rincón , junto al moderador Roberto Gómez, recrearán el momento el viernes 15 en las Terrazas del Puerto horas antes del Espaáa-Malta de la Eurocopa