Sensualidad & Pareja

Refinería de Dos Bocas se mancha de sangre

Es inaudito que los responsables de atender este problema, llámese Rocío Nahle, Octavio Romero o Luisa María Alcalde, minimicen lo que pasa en Dos Bocas y que hayan pretendido atribuir la culpa a las más de siete organizaciones sindicales que actualmente laboran en la construcción de la obra. Esto es inaceptable y refleja su incapacidad de ver las condiciones inhumanas a las cuales se tienen que sujetar los trabajadores

El proyecto más emblemático de la cuarta transformación, la Refinería de Dos Bocas, se ha manchado de sangre y violencia. Como resultado de la mala planeación y una ejecución a marchas forzadas, la semana pasada vimos que más de 5 mil trabajadores de la empresa ICA Flour se manifestaron en paro laboral con reclamos legítimos por mejores condiciones laborales. Si bien el Gobierno Federal, y particularmente la Secretaria Rocío Nahle, ha intentado minimizar los hechos, la realidad es que esta situación es mucho más grave de lo que parece y revela la severa opacidad que existe alrededor del proyecto.

Como Diputada Federal en la pasada Legislatura, constantemente insistí en que el proyecto de Dos Bocas, el único proyecto destinado para el crecimiento de mi querido Tabasco, ha carecido de suficiente planeación administrativa y operativa. Los recientes hechos, lamentablemente me están dando la razón.

Es inaudito que los responsables de atender este problema, llámese Rocío Nahle, Octavio Romero o Luisa María Alcalde, minimicen lo que pasa en Dos Bocas y que hayan pretendido atribuir la culpa a las más de siete organizaciones sindicales que actualmente laboran en la construcción de la obra. Esto es inaceptable y refleja su incapacidad de ver las condiciones inhumanas a las cuales se tienen que sujetar los trabajadores.

Los trabajadores de la Refinería reclaman que no se les paga su sueldo íntegro, no les dan tiempo suficiente para sus injerir sus alimentos, los zapatos y los lentes de protección son de pésima calidad y para colmo no les pagan horas extras. Esto no es un tema sindical es explotación laboral.

En ese sentido, aprovecho este espacio para solicitar públicamente a la Secretaria Luisa María Alcalde que nos informe cuántos sindicatos están trabajando de manera oficial en Dos Bocas, cuáles son los contratos colectivos de trabajo y si verdaderamente están cumpliendo con los derechos laborales de sus trabajadores. 

Por otro lado, quiero seguir insistiendo en la opacidad de Dos Bocas. Recordemos que los casi $150 mil millones aprobados con recursos de todos los mexicanos han sido transferidos a una empresa filial de Pemex, de carácter privado, que no tiene obligación de informar periódicamente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y mucho menos a los legisladores federales; por tanto, es fecha  que no tenemos de manera oficial el avance financiero y físico de esta obra. 

A menos de un año de su terminación, la caja de pandora sigue cerrada, sin que haya un sólo informe público o sugerencias, a como comprometieron el 2 de abril de 2020 en un convenio con la Auditoría Superior de Fiscalización. ¡Urge transparencia!

Los ojos del mundo entero están puestos en Tabasco, en la tierra del Presidente. Como Diputada de los tabasqueños le exijo a las autoridades responsables a que den la cara y atiendan esta problemática. Que Octavio Romero explique en qué se están usando los recursos, que Luisa María Alcalde ordene una auditoria de las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores que laboran en la obra y que Rocío Nahle de certeza sobre la responsabilidad que cada uno de ellos debe asumir; sólo así podremos salir adelante.

Paisano Andrés Manuel no se deje engañar, y ayúdenos a que haya transparencia total. Hagamos las cosas bien por el bien de México y Tabasco.

@PerezSoraya

Archivado en:

Entre Números Refinerías corrupción de funcionarios Soraya Pérez Economista

Entre Números Expresidenta de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana A.C.

Lee más de este autor Refinería de Dos Bocas se mancha de sangre

Presupuestos participativos y transparentes

Ley Apagón, otro legado de la 4T

Parlamento abierto = Congreso más fuerte

Fragilidad en el sistema de salud

Más de tips Femeninos