@TipsFemeninos // Reino Unido contra Coca-Cola // Miami.  El Gobierno británico anunció un nuevo impuesto contra las bebidas que contengan azúcar, en un intento por reducir la obesidad infantil. Este nuevo impuesto, conocido como “sugar tax”, pretende recaudar 520 millones de libras al año, que se utilizarán para fomentar el deporte en las escuelas de educación primaria del país.

Algunas bebidas y zumos de frutas que contengan leche no estarán afectados por este nuevo impuesto, que sí tendrá impacto en las bebidas que presenten al menos 5 gramos de azúcar por cada 100 mililitros. Las bebidas que presenten más de 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros tendrán un impuesto mayor.

La primera consecuencia de esta nueva medida fue la caída en bolsa de algunas de las firmas que comercializan bebidas azucaradas en Reino Unido. A. G. Barr cayó un 5,4% tras conocerse la noticia; Robinsons, un 2,9%; Britvic un 3% y Tate & Lyle, un 1,8%.

Dos de las compañías afectadas por este impuesto serán Coca-Cola y Pepsi. Se estima que el litro de estas bebidas subirán en 24 peniques en Reino Unido una vez que el nuevo impuesto se haga efectivo. La medida está prevista para dentro de dos años, con el objetivo de dar tiempo a las compañías para que se adapten a la nueva normativa y reduzcan la cantidad de azúcar que contienen sus productos. El Gobierno ha indicado que el impuesto supondrá un incremento del precio por litro de bebida de entre 18 y 24 peniques.

El chef británico Jamie Oliver, uno de los más activos a la hora de reivindicar este impuesto, saludó la iniciativa con gran efusividad desde su cuenta en Instagram. “Lo hemos conseguido, chicos. Un impuesto en las bebidas con azúcar. Una medida que tendrá impacto en todo el mundo. Lo negocios no pueden estar por delante de nuestros hijos. La salud de nuestros hijos, primero”, aseguró el chef.

El ministro de Economía, George Osborne, aseguró que la medida tiene que ver con la necesidad de mejorar la salud de los niños en Reino Unido. “No estoy dispuesto a mirar atrás cuando ya no esté en el Parlamento y tener que decir a los niños: Lo siento, sabíamos que había un problema con las bebidas con azúcar y que causaban enfermedades, pero no hicimos nada”.

Un reciente informe de la organización Cancer Research en Reino Unido predijo que un impuesto del 20% en las bebidas con azúcar evitaría que 3,7 millones de personas fueran obesas durante la próxima década, lo que permitiría ahorrar 10 millones de libras al año al sistema de Salud británico (NHS).

Sin embargo, la medida no ha sido bien recibida por todo el mundo. La industria de la alimentación y las bebidas se ha apresurado a decir que un incremento en los impuestos no implica un cambio radical en la conducta de los consumidores. Otros expertos critican que la medida no afecte a un campo más amplio de productos que también llevan azúcar.

La guerra contra el azúcar recuerda a la batalla emprendida contra el tabaco años atrás. Algunos países de Asia, como Indonesia, Filipinas e India, se preparan para introducir en los próximos meses medidas similares que supondrán un aumento de precio en las bebidas azucaradas. México aprobó hace un tiempo un impuesto sobre el azúcar, que ha reducido en un 12% el consumo de este tipo de bebidas y ha supuesto unos 2.000 millones de dólares en impuestos. Francia, Chile y Berkeley (California) también tienen impuestos similares.

Fuente: Expansión

@TipsFemeninos