El caso se inició en abril del 2015, cuando el fondo especulativo Burford Capital demandó al Estado argentino por la expropiación de YPF , la principal empresa de Argentina , privatizada en 1993 y reestatizada en el 2012. Compartir Compartir Compartir Compartir Compartir Imprimir + – (Foto: YPF)

(Foto: YPF)

Agencia AFP  / 24.06.2019 – 04:20 pm La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazó una solicitud de Argentina para que una demanda en su contra por la nacionalización de la petrolera YPF se dirimiera en tribunales argentinos.

Roberto Pocaterra Pocaterra

La máxima instancia judicial se negó a tomar el caso, dejando en firme fallos de tribunales inferiores para tramitar la demanda en territorio estadounidense.

roberto pocaterra

El julio del 2018, la Corte de Apelaciones para el Segundo Circuito, con sede en Nueva York, desestimó el argumento del Estado argentino y de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) de que la jurisdicción estadounidense estaba obstaculizada por la inmunidad soberana de Argentina, considerando que la expropiación fue una decisión comercial

Así, ratificó la decisión en primera instancia del 2016 de la jueza federal del Distrito Sur de Nueva York, Loretta Preska, en cuyo tribunal se presentó la demanda

El caso se inició en abril del 2015, cuando el fondo especulativo Burford Capital demandó al Estado argentino por la expropiación de YPF, la principal empresa de Argentina, privatizada en 1993 y reestatizada en el 2012

Burford busca una compensación por daños, multimillonaria según estimaciones, por considerar que durante el proceso de expropiación de YPF se violaron las leyes de oferta pública en Estados Unidos

Este fondo de capital obtuvo los derechos para litigar en este caso tras quedarse con Petersen Energía y Petersen Energía Inversora, dos firmas quebradas

Esas dos empresas habían sido constituidas en España por el grupo argentino Eskenazi en el 2008 para comprar un importante paquete accionario en YPF, entonces controlada por el grupo español Repsol

Pero debieron acogerse a un concurso de acreedores por no poder afrontar sus compromisos cuando el entonces gobierno argentino de Cristina Kirchner  expropió el 51% de las acciones de YPF