En el escaparate. Ningún equipo actual reúne el elogio generalizado del que ha sido objeto el Ajax en estos meses. El fútbol cuidado, la presión al rival y la personalidad de sus jugadores han restituido su estatus hasta otorgarle cierto favoritismo ante el Tottenham. Será un duelo de matices tácticos. La capacidad de réplica de Pochettino quedó expuesta frente al Manchester City.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Toque y movimiento. El juego de posesión del Ajax está muy determinado por la perfecta ocupación de espacios de sus futbolistas. De Jong, Schöne y Van de Beek toman distintas alturas y favorecen las asociaciones (86% de pases buenos). Los laterales ganan profundidad y Ziyech, Tadic y Neres se ofrecen a la espalda de la medular contraria. Interesante resultó ver a Veltman aparecer en el interior contra la Juve como distracción. Todos se mueven después del toque. Esa agilidad provoca los desequilibrios que Pochettino deberá compensar. Contra el City confirmó no ser un técnico inmovilista y alteró el sistema al verse superado en muchas fases por los de Guardiola. Empezó con un 4-3-1-2, cambió a un 4-2-3-1 para cerrar las bandas por las que tanto sufría y acabó con un 4-4-2. Su intervención permitió la sorpresa. No pudo, por contra, limitar las conducciones de De Bruyne. Ziyech podría representar un papel similar

En estampida. También se ha confirmado el Ajax como un equipo imponente en las transiciones. Todo se fundamenta en el dominio de la segunda jugada y en la presión extenuante. Fuerzan situaciones de dos contra uno y no dejan actuar de cara al rival. Las recuperaciones se suceden: 66 de media, siete en zona ofensiva. El Ajax roba, construye la contra con precisión y llega con muchos futbolistas. Van de Beek, con menos nombre que otros pese a su relevancia, es un gran finalizador. Sin embargo, el empuje tan agresivo sobre el poseedor del balón resulta contraproducente si el rival es capaz de encontrar jugadores liberados entre líneas con cambios de orientación o envíos verticales. Los desmarques en apoyo de Cristiano por detrás de Schöne y De Jong le causaron apuros. Ante el Tottenham, Ten Hag podría relajar la presión como hizo en la primera parte de Turín. Haga lo que haga, nadie le puede negar haber recuperado la llama del mejor Ajax. Es el fútbol total 2.0