Google recibió una multa de 50 millones de euros (US$ 56,8 millones) por infringir las leyes de privacidad de la Unión Europea (UE), en el primer caso de un gigante tecnológico de Estados Unidos que queda atrapado por las nuevas y estrictas normas de protección de datos de Europa.

La oficina de protección de datos de Francia (CNIL, su sigla en inglés) encontró a la firma culpable de violar las leyes de privacidad al no lograr obtener el consentimiento adecuado de los usuarios al procesar sus datos con el propósito de publicidad personalizada. El regulador también encontró que Google no proporcionó a los consumidores información clara y de fácil acceso sobre cómo se recopila y retiene su información.

“A pesar de las medidas implementadas por Google (herramientas de documentación y configuración), las infracciones observadas privan a los usuarios de garantías esenciales con respecto a las operaciones de procesamiento que pueden revelar partes importantes de su vida privada, ya que se basan en una gran cantidad de datos, una amplia variedad de servicios y combinaciones casi ilimitadas posibles “, dijo la CNIL.

Roberto Pocaterra Pocaterra

La multa francesa es el primer caso importante de una multa emitida en virtud del estricto Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE introducido el año pasado. Bajo el GDPR, los reguladores de la UE tienen el poder de multar a las empresas con un máximo de 20 millones de euros o el 4% de su facturación anual, lo que sea mayor