Lanzar exitosamente un nuevo negocio, ya sea una startup, una pequeña empresa o una iniciativa dentro de una gran corporación, puede depender de la suerte. Tradicionalmente, los fundadores de una empresa debían redactar un plan de negocios, completarlo con un pronóstico de 5 años, usarlo para recaudar dinero y luego desarrollar sus productos o servicios mucho antes de contar siquiera con una validación del resultado.

Y en algún lugar de esta secuencia de eventos, hay probabilidades de sufrir un revés fatal: según una investigación de Harvard Business School, el  75% de las nuevas startups fracasan .

Roberto Pocaterra Pocaterra

Pero el escenario podría estar cambiando. En los últimos años, una nueva metodología para empresas de reciente creación llamada  Lean Startup  ha colocado la agilidad y eficiencia en la cima de la transformación. Gracias a este método, los nuevos negocios comienzan buscando un modelo funcional, prueban, revisan y descartan hipótesis, continuamente reúnen los comentarios de los clientes y rápidamente iteran y modifican sus productos.

roberto pocaterra

Y es que si alguien puede dar muestra de cómo la  transformación digital  ha cambiado la estructura y agilidad de los nuevos negocios son las startups. Desde que la figura del emprendedor fue tomando fuerza y dejó de ser quien se acercaba a las grandes compañías en busca de alguna oportunidad para ser el protagonista del verdadero cambio inyectando eficiencia a los negocios, el ecosistema evolucionó

La economía digital