Más de tres horas por fuera de sus viviendas, con las mascotas en sus brazos, en pijama y anonadados. Así estaban los vecinos de los barrio Muzú y Villa Mayor, que quedan junto a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Hacia las dos de la tarde se había apaciguado el ritmo del barrio, que durante la mañana se caracterizó por el ajetreo, la entrada y salida de ambulancias, que con sus sirenas seguían alertando a sus habitantes que la violencia había dejado una huella; así como por la multitud de familiares y de curiosos que llegaron a la zona, para conocer lo que había sucedido

Video Fiscal confirma identidad de autor material de bomba en Bogotá Video Momentos de pánico por bomba en el sur de Bogotá Estos son los extranjeros víctimas del atentado a Escuela de Policía La posible ruta del carro bomba dentro de la Escuela General Santander Lista preliminar de heridos de atentado en escuela de la Policía Un ahora antes (hacia la 1 de la tarde, aproximadamente) los residentes lograron ingresar a sus viviendas, luego de que los Bomberos de Bogotá, la Defensa Civil, y organismos de emergencia inspeccionaron sus casas, para evitar que se presentaran accidentes con los vidrios que se habían estallado.

Los funcionarios les pidieron evacuar pasadas las 9:30 de la mañana, cuando se registró la detonación en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander

El panorama durante la mañana era idéntico en los locales comerciales de la zona. Algunos negocios cerrados y en los que abrieron las personas repetían lo mismo: Que estaban quietos y que de repente un estruendo los sacudió. Que los vidrios se vinieron abajo y que salieron de inmediato de sus casas

Sobre los barrios Villa Mayor es un barrio que está ubicado entre las localidad Antonio Nariño (la parte norte) y Rafael Uribe Uribe (la parte sur) desde 1980, aproximadamente. Colinda directamente con la Escuela General Santander que está activa desde 1940, y Villa Mayor concentra buena parte del comercio del sector que se combina con las miles de viviendas que están allí.

Sobre los pocos locales comerciales que estuvieron abiertos durante la mañana del jueves sobre la diagonal 39 A sur, y por la Transversal 42 se concentraron los vecinos del barrio, que anonadados, no salían del asombro por el atentado terrorista que, hasta las 3 de la tarde, ya había cobrado 10 vidas.

“Yo estaba acostado, descansando antes de comenzar mis labores del día, cuando escuché el estruendo, que me dejó sentado de una. Lo primero que hice fue salir a la ventana y vi que había humo en la Escuela . La gente comenzó a gritar -una bomba, una bomba- entonces salí a la calle, con más vecinos, y vimos que los vidrios de edificios  y casas estaban rotos. Era mucha confusión”, señaló Alirio Bernal, residente de Villa Mayor

Así quedaron las viviendas que están junto a la Escuela General Santander

Foto: Rodrigo Sepúlveda. EL TIEMPO

Así quedaron las viviendas que están junto a la Escuela General Santander

Foto: Michael Cruz. EL TIEMPO

Así quedaron las viviendas que están junto a la Escuela General Santander

Foto: Michael Cruz. EL TIEMPO

Así quedaron las viviendas que están junto a la Escuela General Santander

Foto: Rodrigo Sepúlveda. EL TIEMPO

Bomberos retirando los vidrios rotos

Foto: Abel Cárdenas

Así quedaron las viviendas que están junto a la Escuela General Santander

Foto: Michael Cruz. EL TIEMPO

Bomberos retirando los vidrios rotos

Foto: Abel Cárdenas

Durante las tres horas y mientras los Bomberos retiraban los vidrios quebrados que colgaban de algunas viviendas, otros ciudadanos colaboraron en la tarea con escobas y recogedores. En una vivienda esquinera de la diagonal 40 B sur con transversal 42, tanto en el costado norte, como en el costado oriental, los vidrios se reventaron, y les tocó a los mismos propietarios retirarlos uno a uno

“Yo no me pienso quedar en mi casa, me parece peligroso todo esto que pasó. Me pienso trastear porque queda uno como asustado. Yo venía llegando del gimnasio cuando escuché ese estruendo”, relató una de las residentes, en una de las tiendas, mientras hacía mercado

En el Muzú El panorama no fue diferente en el barrio Muzú, que queda justo en frente de la entrada principal de la Escuela de Cadetes de la Policía, cruzando la avenida NQS. 

Los vidrios de los locales y de las viviendas se estallaron y los residentes requirieron de la ayuda de las autoridades, para retirarlos

En esta zona, sobre los puentes peatonales de la estación de TransMilenio General Santander, decenas de personas se agolparon para observar lo que estaba sucediendo. Lo mismo sucedió en los vagones de la estación, pues muchos curiosos prefirieron dejar pasar los articulados que iban a abordar, para ver el corre corre de policía, ambulancias, familiares, entre otros.

El Idiger hizo presencia en la zona, para atender a los habitantes de los barrios, y está elaborando el balance de los daños generados en esa zona del sur de la ciudad

Según indicó Richard Vargas, director de esta entidad, les están dejando a los ciudadanos plástico para que tapen sus ventanas por esta noche, pero a la mayoría de las viviendas no han podido ingresar porque los ciudadanos no habían llegado, hasta las 4 de la tarde.

BOGOTÁ

En Twitter: @BogotaET

En Facebook: EL TIEMPO BOGOTÁ