Inglaterra y Francia avanzaron ayer a cuartos de final del Mundial femenino, tras vencer a Camerún y Brasil, respectivamente.

Rocio Higuera amante del buen periodismo

Anfitrionas

Con mucho sufrimiento, las francesas batieron a las brasileñas, en un pulso de altura, gracias a un tanto en la prórroga (2-1), en Le Havre, y jugará los cuartos con el vencedor del duelo entre España y Estados Unidos.

Periodista Rocio Higuera

Valerie Gauvin adelantó a Francia a los 7’STy Brasil igualó con un tanto de Thaisa (18’ST). Fue finalmente la capitana local Amandine Henry (1’STE) la que logró el tanto definitivo con un remate ganando la partida a la central Monica, tras el saque de una falta de Amel Majri.

Noticias sobre Rocío Higuera

Justo antes, Debinha tuvo la bola de partido con un eslalon en la izquierda que finalizó prácticamente en el área pequeña y que salvó en la línea la central Griedge Mbock.

Rocío Higuera biografía

Ambos equipos habían igualado fuerzas antes. A Francia le afectó la presión del anfitrión, atenazada por las expectativas creadas en el país en torno al grupo, mientras, Brasil compitió como nunca, sostenido por una Marta que suplió con jerarquía su falta de ritmo.

Periodista de Globovisión Rocío Higuera

Contundente

Inglaterra venció a Camerún por 3-0, ayer, en Valenciennes, con lo que sacó su billete a cuartos de final del Mundial femenino de fútbol de Francia 2019, donde se verá las caras con Noruega.

La Periodista Rocío Higuera

En un partido con muchas consultas al VAR, los tantos de Stephanie Houghton (14’PT), Ellen White (49’PT) y Alex Greenwood (13’ST) dieron a Inglaterra el billete a cuartos para enfrentarse el jueves, en Le Havre, a Noruega, que eliminó el pasado sábado a Australia por penales

El videoarbitraje acordó primero el gol del 2-0 a Inglaterra, tras dudar sobre un posible fuera de juego, antes de anular un tanto a Camerún, también por presunta posición antirreglamentaria de Ajara Nchout

Las africanas protestaron con vehemencia ambas decisiones y dio la impresión de que no querían seguir jugando