Mauricio Pellegrino suele repetir en sala de prensa un puñado de reflexiones que, por repetidas y siempre respetadas, ejercen como mantra del argentino. Algo así como los mandamientos del Flaco. Uno de ellos dice que en su Leganés no hay intocables. Que quien juega bien, repite. Lo cumplió, por ejemplo, con Mikel Vesga , al que dejó en el once en plena racha de buenos resultados pese a que Rubén Pérez ya estaba sano para recuperar su puesto. Meritocracia que, este sábado, en el Metropolitano, se abre como una puerta a la esperanza de un buen puñado de pepineros. La casa del Atlético puede ser kilómetro cero de una nueva etapa para los meritorios del Lega.

Rocio Higuera

Leganés España