A Tu salud / Gozar de buena salud requiere sacrificios y constancia, que con el tiempo se vuelven hábitos saludables. Entre éstos está encontrar aquellos alimentos que, además de nutrirnos, nos ayuden a mantener una dieta variada, equilibrada y que se adapte a nuestras necesidades, pero siempre consumiendo vegetales, legumbres, frutas, y hortalizas, grupo en la que se incluye la alcachofa.

Esta hortaliza es baja en calorías y rica en antioxidantes, fibras, vitaminas (A, B, C y E), minerales (potasio, calcio, magnesio y fósforo), e hidratos de carbono. La alcachofa también popular por su gran poder antiinflamatorio, y por los beneficios que a continuación detallaremos.

Foto Referencil

Reduce las grasas del organismo La alcachofa es efectiva en el tratamiento de la hiperlipidemia (colesterol alto), en la protección del hígado y de la vesícula biliar (tanto la alcachofa como sus hojas) y en la eliminación de colesterol, que se ha demostrado a través de diferentes mecanismos en el organismo.

Como alimento vegetal, con pocas calorías (prácticamente libre de grasa), rico en vitaminas, minerales y fibra, es un alimento muy útil en las programaciones nutricionales y dietas bajas en calorías.

Lea también:  10 tips para lavar, desinfectar y conservar tus frutas y vegetales

Es saciante Cómo la mayoría de las verduras, tiene una gran cantidad de agua y menos calorías que otros alimentos, por lo que ayuda a disminuir la cantidad de energía cuando se incorpora en la dieta en lugar de alimentos más calóricos. Tiene gran cantidad de fibra, sobre todo soluble (principalmente inulina) que ayuda a aumentar la sensación de saciedad, por lo que influye a la hora de comer menos y ayuda al crecimiento de la flora colónica.

Contribuye a frenar la diabetes Gracias a su aporte de inulina, un polisacárido que se metaboliza en el organismo y que crea unidades de fructosa en lugar de glucosa, la alcachofa supone un refuerzo para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y reducir los de colesterol, disminuyendo el riesgo de ataques cardíacos y mejorando la circulación. Además, el contenido en fibra de la alcachofa supone un apoyo a esta sustancia, ya que ralentiza la absorción de glucosa, lo que evita elevaciones bruscas de la glucemia.

Foto Referencial

Favorece la digestión La alcachofa es rica en clorogénico (cafeoilquínico) y en cinarina (dicafeoilquínicos), que estimula la producción de bilis en el hígado y facilita posteriormente su vaciado en la vesícula biliar, lo que favorece la digestión de las grasas. Ambas sustancias son derivados naturales del ácido cafeico, presentes en altas cantidades en el alcaucil y en el cardo y son beneficiosas para reducir la oxidación del LDL (colesterol malo) y aumentar la termogénesis (producción de calor del organismo), así como para el metabolismo lipídico en general.

Apoyo contra las enfermedades vasculares Estudios recientes indican que los extractos de alcachofa pueden tener un potencial terapéutico para la enfermedad cardiovascular debido a su alto contenido en antioxidantes, demostrado en las células endoteliales y leucocitos. Otras investigaciones se refieren a su elevado aporte de luteolina, que protege a las lipoproteínas de baja densidad (LDL) de la oxidación in vitro.

Protección frente al cáncer de colon La alcachofa ayuda a proteger el organismo frente al ataque de enfermedades como el cáncer de colon. Según un estudio del Consejo General de Dietistas y Nutricionistas de España (CGDNE), la alcachofa contribuye a esta lucha a través de la inulina de cadena muy larga (VLCI) que se extrae de ella y que tiene beneficios pronunciados en la composición de la microbiota fecal humana (conjunto de microorganismos localizados en las heces).

Foto Referencial

Evita la retención de líquidos Esta hortaliza tiene propiedades diuréticas que permiten eliminar el exceso de líquidos del organismo, lo que disminuye la tensión arterial, en lo que también participa su alta concentración de potasio. Este electrolito es vital para las contracciones musculares, los impulsos nerviosos y el funcionamiento del corazón. Sin embargo, si se ingiere en exceso, y se le suma, además, una elevada cantidad de sodio, puede ser perjudicial para adultos con enfermedad renal o diabetes o para aquellos que toman diuréticos debido a problemas cardiacos, ya que puede provocar en ellos hipotensión o presión arterial baja (aumenta la excreción de sodio y, con ello, el estrechamiento o la dilatación de los vasos sanguíneos).

¿Cuánta alcachofa es saludable comer? Una buena frecuencia podría ser 2-3 raciones de alcachofa a la semana, siempre que no se tengan problemas de mala absorción de algún nutriente específico.

Lea también:  Come rico y saludable con un trío de alcachofas (+ video)

Con Información de:  www.abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad Post Views: 1