Cine & TV

Sociotecnología: la disciplina del futuro | Por: Carlos Vignolo

La AFD aprobó refinanciamiento para pymes por solo 21% de sus recursos

Fukuyama sí que innova. Cambia de opinión muy rápido. Aún así, recibe premios y honores por cada nuevo argumento que esgrime. ¿No indicará también ello un deterioro de esa supuesta nación “desarrollada?

Lo que está hoy meridianamente claro es que ese país ha perdido Capital Social, sistemáticamente, desde el año 1950. Y que hoy lo está pagando muy caro. ¿Qué ciudadanía puede elegir a una persona como Donald Trump, que es el líder indiscutido de la “Era de la Post Verdad” como Presidente, asignándole poderes insólitos para dirigir la más grande potencia económica, geopolítica y militar desde la post guerra?

Donde no hay Capital Social nada florece. O no se hace sostenible en el tiempo.

¿Qué es el Capital Social? Nada más que la recuperación del sentido común y la sabiduría popular perdidas. Aquello que se refleja en los proverbios: “La Unión hace la fuerza”, “Hay que remar para el mismo lado”, “El corazón no miente a nadie”, “La verdad, aunque severa, es amiga verdadera”, “Nada es verdad ni es mentira. Todo es según el color del cristal con que se mira”, “Ver, oír y callar para evitar”. El más trascendente de todos: “Donde reina el Amor sobran las leyes”

Carlos Vignolo*

En su famoso artículo del año 1995, “Jugando a los Bolos a Solas”, el destacado profesor de Sociología de la Universidad de Harvard, Robert Putnam, gran impulsor de la Teoría del Capital Social, en base a una larga investigación empírica, argumenta que uno de los cambios más notables que estaba experimentando la sociedad estadounidense en esos años era la pérdida del sentido comunitario. El deterioro del Capital Social.

Francis Fukuyama, politólogo, quien se hiciera famoso a nivel mundial dando por “terminada la historia”, anunciando el “último hombre” en 1992, gira en 90º grados al publicar “Confianza: Las Virtudes Sociales y la Creación de Prosperidad”. Sostiene ahora que el Capital Social es la variable clave del desarrollo. ¡ Y que Estados Unidos de Norteamérica lo está perdiendo!. Se gira en otros 90º, en 1999, al escribir “La Gran Disrupción: La Naturaleza Humana y la Reconstitución del Orden Social”, donde hace aún más dudoso el futuro de esa otrora poderosa sociedad.

Fukuyama sí que innova. Cambia de opinión muy rápido. Aún así, recibe premios y honores por cada nuevo argumento que esgrime. ¿No indicará también ello un deterioro de esa supuesta nación “desarrollada?

Lo que está hoy meridianamente claro es que ese país ha perdido Capital Social, sistemáticamente, desde el año 1950. Y que hoy lo está pagando muy caro. ¿Qué ciudadanía puede elegir a una persona como Donald Trump, que es el líder indiscutido de la “Era de la Post Verdad” como Presidente, asignándole poderes insólitos para dirigir la más grande potencia económica, geopolítica y militar desde la post guerra?

Donde no hay Capital Social nada florece. O no se hace sostenible en el tiempo.

¿Qué es el Capital Social? Nada más que la recuperación del sentido común y la sabiduría popular perdidas. Aquello que se refleja en los proverbios: “La Unión hace la fuerza”, “Hay que remar para el mismo lado”, “El corazón no miente a nadie”, “La verdad, aunque severa, es amiga verdadera”, “Nada es verdad ni es mentira. Todo es según el color del cristal con que se mira”, “Ver, oír y callar para evitar”. El más trascendente de todos: “Donde reina el Amor sobran las leyes”.

Lea también

Más de tips Femeninos