Emol / Sabemos que las épocas de frío moderado son las más “fashion” y por ende pueden ser las más costosas. Así que aquí te daré algunos tips importantes para no desentonar a la hora de ir al trabajo y en salidas un poco más sofisticadas.

Todos sabemos que el mercado laboral en Chile se está complicando, con una competencia feroz en la que no debes descuidar los detalles de tu imagen personal.

Las tendencias actuales exigen que el hombre profesional se vea pulcro, algo los americanos denominan “dapper men” y que definen como un look en que te ves limpio, preocupado e inteligente. Apuntando a este concepto es que te muestro estos consejos:

El traje:

Si vas a usar traje, asegúrate que sea del color adecuado a la situación a la que te enfrentarás. Es distinto ir a una reunión con tus pares que con un directorio, o ir a un cóctel o aun funeral. Si solo tienes un traje, que sea azul y 100% lana (repito: 100% lana). Idealmente, debe ser un traje fit (es decir, con ajuste en piernas, camisa y chaqueta). No es necesario que sea slim (que son los muy ajustados y que requieren un muy buen físico para usarlos). En cambio, un traje fit lleva un corte que permite movimientos cómodos, pero se ve actual y no sobra tela por todos lados. La basta del pantalón se usa corta (esto es importante), y eso obliga a llevar buenos zapatos (limpios) y un calcetín con personalidad.

El color adecuado para tu primer traje es el azul marino, y para los siguientes, toda la gama de los grises, negros y resto de azules. Luego pueden ser más jugados, con tonos burdeos, verdes y con textura. El color café es mejor dejarlo para ocasiones informales y para los zapatos.

Los abrigos:

Los abrigos en estas últimas temporadas se han vuelto una obligación. Existen muchas alternativas en el mercado, aquí mencionaré dos alternativas que pueden ser útiles. Obviamente recomiendo que sean 100% lana. Están los abrigos fit, que son los ajustados y largos que dan un aspecto muy elegante, y muchas veces se usan incluso sin la chaqueta del traje abajo, ya que la reemplaza (esto solo se puede usar si la ocasión permite no sacarte el abrigo). En la segunda opción están los maxi-abrigos, que permiten usar un traje abajo en forma cómoda.

Sweaters:

En mi afán de colaborar con el medio ambiente, siempre busco telas naturales, lanas, algodones, linos, etc. Son más caros pero duran más, no contaminan y pueden ser reciclados. Por eso, un buen sweater hace la diferencia. Solo debes tener cuidado con el lavado. Las alternativas en el mercado son infinitas. Un consejo: si vas a usar corbata, que sea un chaleco (es decir, con botones).

Pantalones:

Deben ser gruesos, con la basta justa, que no sean anchos y ojalá, de texturas finas. Por ejemplo, el cotelé no es un tela elegante, pero existen alternativas de esta tela que son muy elegantes dada su nueva composición y forma. Si usarás chaqueta, que sea una combinación adecuada a la situación a la que te enfrentas.

Bufandas y pañuelos:

Con el frío, una buena bufanda o pañuelo son indispensables. En varios países se usan extra grandes, pero es algo raro de ver en Chile, donde al hombre no le gusta llamar la atención. Busca una bufanda que abrigue, que no te pique y que calce con tu look. Puede ser un bonito accesorio que te de estilo. Recuerda no sobrecargarte.

Camisetas:

Recomiendo que sean lo más invisibles posible. Si usas camisa sin corbata, que sean en cuello “V” para que no se vean. Existen tecnologías de primeras capas que ayudan bastante a andar abrigado pero livianos, lo mismo que los calzoncillos largos y/o calzas que tienen el mismo uso.

No olvides que un look limpio y cuidado demuestra mucho más de ti de lo que piensas. Incluso una adecuada presentación puede demostrar habilidades blandas que solo una buena imagen puede reforzar.

Y recuerda… Vestir como un profesional mejora la disciplina. Desde las legiones romanas hasta los Marines de Estados Unidos, las mejores fuerzas militares saben que los soldados bien vestidos tienen más disciplina que los desaliñados soldados. Las inspecciones de presentación personal estilo militar han perdurado no porque las botas brillantes ganen guerras, sino porque estar atento a la presentación personal le enseña al soldado a prestar atención a los detalles. Detalles que ganan batallas. Y tú, ¿ganas batalla?

Si quieren proponer temas o tienen consultas, pueden hacerlas aquí o a mi twitter.

Saludos,

Mauricio Grez Ingeniero comercial, especialista en márketing de moda y MBA en marcas de lujo

@MauAndresG