La Nacion / La terapia celular se abre como una alternativa eficaz para tratar ciertas enfermedades y alteraciones estéticas . A raíz de esto muchas personas buscan permanentemente información sobre estas terapias con células madre ya sea en los sitios online de universidades o sociedades académicas.

Los expertos ponen de relieve que lamentablemente Internet “está colmada de información equivocada, incompleta, falsa o con intereses creados” acerca de este tema, predominando gran cantidad de publicidad de clínicas con “dudosa reputación” que tienen fines de lucro.

Maroun Khoury, director científico de  Cells for Cells , firma biotecnológica de Investigación en Terapia Celular, propone  5 puntos “fact-checks” para intentar clarificar algunos mitos y realidades de las terapias con células:

? Los tratamientos con células madre de su propio cuerpo son siempre seguras:

FALSO:  El uso de las células del propio paciente para un tratamiento es llamado trasplante autólogo. En teoría, el sistema inmune no debería atacar a sus propias células si se utilizan en un trasplante. Sin embargo, los procesos por los cuales las células fueron adquiridas y luego reintroducidas en el cuerpo podría conllevar riesgos, incluso fatales, por lo que se requiere que estas células sean manejadas con extremo cuidado.

Como cualquier producto médico, incluso la tan conocida aspirina, l os tratamientos con células podrían tener efectos secundarios . Idealmente se intenta minimizar estos efectos y que no signifiquen un riesgo para el paciente.

Algunos de los riesgos conocidos con células madre autólogas mencionados por la Sociedad Internacional de Células Madre (ISCT) son:

El riesgo de contaminación de las células, al ser extraídas de su cuerpo, con virus, bacterias u otros patógenos, que podrían causar alguna enfermedad cuando las células son reintroducidas al paciente.

Si la forma de preparación no es la correcta, podrían producirse calcificaciones e incluso embolias.

La manipulación de las células en una clínica puede interferir con su función normal, por lo que antes de ser introducidas al paciente deben realizarse varios test  que aseguren la calidad de las células. Estos tests no se pueden realizar en unas pocas horas, éstos demoran días en arrojar resultados.

Todo procedimiento médico conlleva un riesgo; se debe tener sumo cuidado con las clínicas que pasan por alto o minimizan los riesgos asociados a sus tratamientos. Es importante preguntar por las certificaciones de calidad.

? La mayoría de los tratamiento con células madre están aprobados por la FDA (Food and Drugs Administration) para su uso en pacientes:

Falso: Los únicos tratamientos con células madre que han sido aprobados explícitamente por algún órgano regulatorio en Occidente son: el tratamiento para la insuficiencia limbo-corneal y el para la enfermedad de injerto contra huésped.

En países del Oriente se han aprobado terapias para la artrosis de rodilla y para la enfermedad de Crohn. Adicional a esto, también existen bancos de cordón que también cuentan con aprobación de la FDA.  Esto significa que cualquier otro tratamiento con células madres que se anuncia ya sea en internet u otro medio están solo en fase experimental, incluso pudiendo ser inseguro e ilegal.

Excepcionalmente pueden estar ofreciéndolos como parte de un ensayo clínico aprobado por un comité de ética. Para asegurarse de esto, puede consultar en clinicaltrials.org utilizando palabras claves como “Stem Cells” o el nombre de la enfermedad (ejemplo osteoarthritis). Igualmente, puede contactar a alguno de los centros académicos que trabajan en terapia celular en el país.

? Testimonios de pacientes, celebridades y otro tipo de comercialización previstas por las clínicas pueden ser engañosas

Correcto: Muchas veces puede resultar difícil identificar la diferencia entre médicos que llevan a cabo ensayos clínicos responsables y clínicas que venden tratamientos no probados.

Un diferenciador es la forma en que estos tratamientos se comercializan. La mayoría de los médicos especialistas reciben pacientes referenciados, mientras que las clínicas que venden tratamientos con células madre no probados tienden a comercializar estas terapias directamente a los pacientes, muchas veces utilizando un lenguaje persuasivo en las redes sociales e internet o incluso anunciándolo en los periódicos.

Las clínicas que venden tratamientos con células madre no probados, frecuentemente tienden a exagerar los beneficios de estos tratamientos y utilizan el testimonio de pacientes para apoyar su estrategia de venta. Estos testimonios pueden ser con o sin intención engañosa. Por ejemplo, una persona puede sentirse mejor inmediatamente después de recibir un tratamiento, pero la mejora percibida realmente puede deberse a otros factores, tales como una creencia fehaciente en que el tratamiento va a funcionar, tratamientos auxiliares que acompañen al tratamiento principal, cambios de estilo de vida saludable adquiridos junto con el tratamiento e incluso fluctuaciones naturales de la enfermed

Además, no hay que dejar que su guía para para realizarse un tratamiento médico sea una celebridad. El hecho de que sean famosos no quiere decir que estén más informados que usted o su médico. Siempre obtenga más información y hágase orientar por su médico de cabecera acerca de los tratamientos médicos o con células madre.

Tenga cuidado con las clínicas que utilizan lenguaje persuasivo, incluso utilizando testimonios de pacientes en Internet, Facebook, periódicos u otros, para comercializar sus tratamientos, en lugar de utilizar evidencia basada en la ciencia.

? El mismo tratamiento de células madre es poco probable que funcione para diferentes enfermedades.

Correcto: Debido a que las células madre requieren condiciones especiales de cultivo para lograr efectos en un determinado tejido o producir ciertos efectos regenerativos,  se suele requerir una cuidadosa manipulación de éstas en el laboratorio. Es por esto que es muy poco probable que el mismo tratamiento de células madre funcione para enfermedades de diversa naturaleza (como fibromialgia, artritis o artrosis ) o que afectan a diferentes tejidos y órganos dentro del cuerpo.

Los científicos,  incluyendo grupos de investigadores nacionales,  han demostrado que el efecto terapéutico principal es producido por un efecto paracrino (tal como la secreción de factores de crecimientos) que afecta directamente la regeneración de tejidos, pasando por distintos mecanismos incluyendo la activación de las células madre del mismo paciente en el tejido dañado. 

Tenga precaución cuando vea una clínica que ofrece el mismo tratamiento de células para una amplia variedad de enfermedades. Sea cuidadoso cuando escuche afirmaciones como que las células madre de alguna manera saben dónde ir y qué hacer para tratar una condición específica.

? El tratamiento  con  células adiposas no necesita aprobación regulatoria y pueden ser aplicadas para diferentes enfermedades o condiciones.

Falso: En primer lugar, hay que aclarar que no se puede llamar a los tratamientos con células obtenidas de una liposucción un tratamiento con células madre, ya que al extraer células con ésta técnica, solo se obtienen células en pequeñas cantidades dentro del concentrado obtenido.

El nombre correcto es Fracción Estromal Vascular (FVE), la que puede contener entre X-Y% de células madre, cantidad muy pequeña en comparación a la utilizadas en estudios clínicos serios que han reportado algún efecto terapéutico.

Debido a la falta de regulación y control insuficiente, es que en Chile se ha permitido la proliferación incontrolada de clínicas ofreciendo terapias sin evidencia científica y sin el adecuado seguimiento y control.

Este enorme marketing de prácticas con células madre es especialmente preocupante en los casos de pacientes con enfermedades o lesiones graves.

En el nuevo documento publicado este año por la FDA se establece al aislamiento de células adiposas como si fueran un medicamento, los que deben ser analizados y aprobados antes de su uso por los médicos y las clínicas.

En conclusión, las células del propio paciente tienen un enorme potencial para el tratamiento de una variedad de afecciones humanas, específicamente para piel y defectos epiteliales. Sin embargo, para prácticamente todas las otras enfermedades, los investigadores aún no han demostrado su efecto beneficioso.