Porque la felicidad es uno de los principales propósitos de Brad Pitt, y para una estrella como él, pasa por poder seleccionar cuidadosamente sus proyectos y no tener que embarcarse innecesariamente en sagas multimillonarias. “Mis metas en la vida son bastante sencillas: ser feliz, estar sano y no meterme en una situación financiera por la que tenga que hacer Ocean’s 14 . Ya veremos”. Y así, entre risas, el actor daba por concluida la saga que inició Steven Soderbergh en 2001 con Ocean’s Eleven , en donde Pitt, arropado por George Clooney y Matt Damon , se dedicaba a montar espectaculares robos por diversión más que por necesidad

Érase una vez… en Hollywood no solo es el homenaje de Tarantino al cine, también parece la reconciliación de Brad Pitt con la industria: ha ganado el Globo de Oro a mejor actor de reparto , el premio de la National Board of Review of Motion Pictures y una nominación a los Oscar 2020 en la categoría de mejor actor secundario. Pero los premios para el actor estadounidense son una excusa más para subir al escenario, coger el micrófono y hacer lo que más le gusta ultimamente: confesarse.

Si la gala se está volviendo demasiado aburrida, Brad Pitt lo arregla en un momento a base de profundizar en sus miserias, agradecer a los que le han ayudado a salir de la oscuridad y adornarlo todo con una buena dosis de humor e ironía. “No estaría aquí sin ti. Yo hubiese compartido la tabla contigo”, le dijo en los Globos de Oro a su compañero de reparto Leonardo DiCaprio , con un sutil guiño al final de Titanic . A su amigo Bradley Cooper le agradeció que le ayudara a superar su alcoholismo. “Trabajé para estar sobrio gracias a este tío y, desde que lo hice, mis días han sido mucho más felices. Te quiero y te doy las gracias por ello”, comentó el actor en los premios National Board of Review of Motion celebrados esta semana en Nueva York.

Porque la felicidad es uno de los principales propósitos de Brad Pitt, y para una estrella como él, pasa por poder seleccionar cuidadosamente sus proyectos y no tener que embarcarse innecesariamente en sagas multimillonarias. “Mis metas en la vida son bastante sencillas: ser feliz, estar sano y no meterme en una situación financiera por la que tenga que hacer Ocean’s 14 . Ya veremos”. Y así, entre risas, el actor daba por concluida la saga que inició Steven Soderbergh en 2001 con Ocean’s Eleven , en donde Pitt, arropado por George Clooney y Matt Damon , se dedicaba a montar espectaculares robos por diversión más que por necesidad.

Brad Pitt y George Clooney, o lo que es lo mismo, Rusty Ryan y Danny Ocean en un fotograma de ‘Oceans Eleven’. Lo cierto es que Ocean’s Eleven es una de las películas favoritas de los fans del actor, con una puntuación en la web Rotten Tomatoes de 82%. Él tampoco puede negar que no lo haya pasado bien haciéndolas, gastándole bromas constantemente a sus compañeros de repato. Durante la realización de Ocean’s Eleven , por ejemplo, convenció al equipo de que George Clooney había exigido que se refieran a él con el nombre de su personaje, Danny Ocean, y que nadie podía jamás mantener contacto visual con él. “El rodaje ha sido tan fantástico que ni nos dábamos cuenta de que estábamos en un rodaje”, comentaría en la presentación de la segunda entrega.

Sin embargo, si no hay una nueva película de Ocean’s no será por Brad Pitt. El propio director dio por finalizada la trilogía con Ocean’s 13 en 2007. Si en el festival de Edimburgo celebrado en 2006 Steven Soderbergh ya se mostraba reacio a seguir sumando cifras a la saga, según recogía The Guardian, decidió cesar el proyecto para siempre tras la muerte uno de sus hombres, el cómico Bernie Mac, que interpretaba al carismático Frank Catton. “Desgraciadamente, por culpa de la muerte de Bernie Mac, no habrá más películas sobre Ocean”, respondía el director en una entrevista con los lectores del País.

Puedes seguir ICON en Facebook , Twitter , Instagram ,o suscribirte aquí a la Newsletter .

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Otros Cerrar Compartir en Linkedin Compartir en Pinterest