Sensualidad & Pareja

Tips Femeninos | Los feminismos debaten sobre la figura de Maradona

(CHP)

Argentina se despide de Maradona Lágrimas por un inmortal El mundo tiene la mirada puesta en Argentina y algunos se preguntan cómo la muerte de un futbolista puede conmover a toda una nación. Simplemente porque, para sus compatriotas, era mucho más que el mejor futbolista de todos los tiempos. Argentina es Maradona y Maradona es Argentina. Mirar a Diego es mirarse a uno mismo: en ninguna otra parte, el genio y la locura han estado tan cerca

¿Cómo actuar frente a la idolatría que despierta un hombre llegó a ser un mito mundial habiendo nacido en la pobreza y que, en paralelo, tuvo hijos que tardó en reconocer, reprodujo estereotipos patriarcales y dejó muchas causas pendientes en la justicia?

Maradona tuvo una esposa emblemática, Claudia Villafañe, con quien estuvo casado desde 1989 hasta 2003. Con ella tuvo dos hijas, las más famosas: Dalma y Giannina. Después tuvo otras dos parejas formales. Con las tres terminó con causas en la justicia. Con algunas tuvo problemas de dinero, con otras las denuncias fueron por violencias de género. Al momento de fallecer, Maradona tenía cinco hijos e hijas reconocidos y algunas historias abiertas: hombres y mujeres en Cuba, Italia y Argentina que dicen ser sus hijos y que todavía aguardan un fallo de la justicia. 

Para la socióloga y doctora en ciencias sociales de la Universidad Nacional de La Plata Julia Hang, existen dos grandes posturas en el debate: «Una sostiene que habría una contradicción entre ser feminista y ser maradoniana; entre luchar por igualdad de género, condenar todas las formas de violencia machista y amar a un jugador de fútbol que para muchos encarna ese ideal machista y la misoginia estructural de nuestra sociedad», asegura en diálogo con DW. La segunda postura sostendría que es posible ser feminista y maradoniana, bajo el argumento de que el feminismo debe ser popular.

En contra Uno de los repudios a la figura de Maradona que logró mayor difusión en redes y medios fue el gesto de la española Paula Dapena, una jugadora de 24 años del Viajes Interrías FF que se sentó y dio la espalda mientras los equipos le rendían tributo. Después de ese acto, denunció que la acosaron de maneras violentas en redes sociales.

En la misma línea, desde la cuenta de Instagram del proyecto feminista «Mujeres que no fueron tapa», publicaron: «No, no somos feministas maradonianas. No, no creemos que Maradona sea feminista (…) Celebrar y aplaudir a varones que vulneraron derechos de mujeres y niñes, fueron violentos, ejercieron una paternidad irresponsable, no es feminista. (…) Nuestro feminismo no celebra machitos ni violadores porque sean de izquierda, ‘enfrentaron a los poderosos’ o ‘representaban al pueblo’. No nos alcanza con esos argumentos para convalidar la violencia y aplaudir un modelo de masculinidad que violenta y vulnera a mujeres y niñes». 

A favor La periodista especializada en temas de género Mariana Carbajal subió una foto de Maradona a las redes y puso: «Ese feministómetro inquisidor que no puede aceptar que hoy se despide a un ídolo popular, que reivindicó su origen villero, que se plantó frente a los poderosos, que se puso del lado de lxs débiles, que dio alegrías dentro de la cancha, que jugó el mejor fútbol, ese feministómetro no me representa», señaló. Y agregó: «No aplaudo que haya demorado en reconocer a sus hijxs. No homenajeo sus conductas violentas hacia su pareja. Sin dudas, fue una expresión del patriarcado. Me emociona verlo con la pelota, con la pasión que siempre jugó con la camiseta argentina, su garra. Tengo contradicciones». 

 

La directora del diploma de posgrado en géneros, feminismos y derechos humanos de la Universidad Nacional de Quilmes, Patricia Sepúlveda, sostiene: «Acusarlo de patriarcal sin tener en cuenta las variables clase y raza es un error». Además, dijo a DW: «El feminismo es un sistema crítico que viene a cuestionarlo todo. Si estamos cerca de todas las diversidades y las disidencias, ¿cómo no vamos a estar con Maradona, que puso en cuestión estructuras de poder y privilegio, que siempre tuvo posiciones del lado de los sectores populares?»

También publicó una columna en el diario nacional Página/12 la famosa actriz trans Florencia de la V, con quien Maradona se había peleado hace unos años y se había referido a ella utilizando pronombres masculinos: «Yo lo respetaba hace unos años, ahora lo invito a jugar un partido». Poco después de su muerte ella escribió: «El feminismo que nos toca atravesar como argentinas latinoamericanas, se trata y habita con la más absoluta contradicción. A quienes nos rodean, padres, hermanos, primos, familiares, amigues, compañeras que no están cien por ciento decontruides: ¿no lxs queremos más por esto?, ¿lxs expulsamos de nuestra vida? Yo creo que si este va a ser el camino, estamos complicades». Luego contó que, cuando ella logró cambiar el género en su documento de identidad, Maradona fue el primero en llamarla. «¡Muy bien, Florcita, se hizo justicia!», le dijo.

Novedad histórica

Hay una frase en defensa del exfutbolista que se la atribuyen al fallecido humorista rosarino Roberto Fontanarrosa: «No importa qué hizo Maradona con su vida, importa lo que hizo con la mía». Es una idea que recupera la socióloga Hang para pensar al fenómeno. Ella destaca la existencia de un nuevo escenario general, en el que, por ejemplo, desde hace unos años los clubes de futbol paulatinamente van creando áreas de géneros. En ese sentido, identifica un giro estructural a partir del actual debate: «Que el fútbol sea constituido como objeto de disputa por parte del feminismo es una novedad histórica que se inscribe en la particularidad del movimiento de mujeres en Argentina, puntualmente desde el Ni Una Menos».

(CHP)

Argentina se despide de Maradona Lágrimas por un inmortal El mundo tiene la mirada puesta en Argentina y algunos se preguntan cómo la muerte de un futbolista puede conmover a toda una nación. Simplemente porque, para sus compatriotas, era mucho más que el mejor futbolista de todos los tiempos. Argentina es Maradona y Maradona es Argentina. Mirar a Diego es mirarse a uno mismo: en ninguna otra parte, el genio y la locura han estado tan cerca.

Argentina se despide de Maradona Filas interminables Ya en la madrugada, todo Buenos Aires se unió a la kilométrica fila en la Avenida de Mayo, que conducía al ataúd de Maradona en el palacio de gobierno. Seguidores del club favorito de Maradona, Boca Juniors, del odiado rival River Plate e incluso gente que nunca había estado en un estadio: todos comparten el duelo por su ídolo, Maradona.

Argentina se despide de Maradona Su triunfo en México 1986 será eterno Muchos argentinos tenían puesta la camiseta de la selección de 1986. En el Mundial de México, Maradona se hizo inmortal y llevó a un equipo mediocre a obtener el título. Inolvidables fueron los cuartos de final contra Inglaterra, con la «Mano de Dios» y el gol del siglo, cuatro años después de la derrota argentina en la Guerra de las Malvinas.

Argentina se despide de Maradona Velorio en la Casa Rosada La Casa Rosada es en tiempos normales, la sede oficial de Alberto Fernández, el presidente de Argentina. ¿Pero qué puede ser normal cuando ha muerto Diego Armando Maradona? El jefe de Estado ordenó primero tres días de luto nacional y luego dispuso que el velatorio de Maradona se realizara en la misma sala en la que se veló al presidente Néstor Kirchner en octubre de 2010.

Argentina se despide de Maradona Un Congreso iluminado de celeste Obviamente de color celeste, el color de la bandera nacional argentina, se iluminó el Congreso en honor a Maradona. Un homenaje al hombre que hizo famoso al país sudamericano. ¿Qué es lo primero que escucha un argentino en el extranjero cuando dice de qué país viene? ¿Evita Perón? Raramente. ¿El Papa? Tal vez. ¿Maradona? Por supuesto, incluso en los rincones más lejanos de la tierra.

Argentina se despide de Maradona La pareja presidencial también se despide Alberto Fernández y la primera dama, Fabiola Yáñez, le dieron el último adiós a Maradona. El jefe de Estado, visiblemente conmovido, puso su mano sobre el ataúd, y su esposa un ramo de rosas rojas. «Nos llevaste a lo más alto del mundo. Nos hiciste inmensamente felices. Fuiste el más grande de todos. Gracias por haber existido, Diego. Te vamos a extrañar toda la vida», expresó Fernández.

Argentina se despide de Maradona Caos al final Lógicamente, el último acto de la historia de Diego Maradona también tenía que incluir el «quilombo», como llaman los argentinos al alboroto. Debido a que el palacio de gobierno solo estuvo abierto para el velatorio hasta la tarde, miles de personas se quedaron haciendo fila en la calle. Antes se había pedido guardar las reglas de distanciamiento. Al final, se armó un «quilombo».

Argentina se despide de Maradona La policía se enfrenta a los hinchas Si Maradona lo hubiese visto, probablemente habría sacudido la cabeza. O habría sonreido. ¿Qué hace que un partido de fútbol se torne a veces intenso en Argentina? Que la policía use gas lacrimógenos y los hinchas tiren piedras y botellas a las fuerzas de seguridad. Por eso, no es de extrañar que, desde 2013, los aficionados del equipo que juega de visita rara vez hayan podido entrar al estadio.

Argentina se despide de Maradona De la Casa Rosada al cementerio Debido a que la gente también entró a la fuerza al palacio de gobierno, pues no se perdonarían haberse perdido la despedida de Maradona, el ataúd fue llevado primero a un lugar seguro en otra habitación. Luego, el féretro de Diego Maradona emprendió su último viaje: de la Casa Rosada al cementerio Jardín Bella Vista, a 40 kilómetros de Buenos Aires.

Argentina se despide de Maradona En el círculo más cercano Diego Maradona finalmente encontró la paz, acompañado solo por los familiares más cercanos, enterrado junto a sus queridos padres. Pero, ¿descansará realmente? A tan solo 300 metros de distancia, 200 de sus seguidores cantaban fuertemente acompañados de tambores: «Olé, olé, olé, Diego«. Y con la foto número 10 se cierra esta despedida. ¡Adiós, Diego, nunca habrá otro como tú!

Autor: Oliver Pieper

Más de tips Femeninos