Salud & Nutrición

Tips Femeninos | Los gallos entre el escándalo, el atolladero y una convención

Francisco Alemán que recibió la Presidencia del partido por un acuerdo con Sergio González Ruiz, no ha sabido aprovechar la oportunidad para proyectar al Partido Molirena, más allá de los últimos escándalos que salpican a la Lotería Nacional de Beneficencia, institución entregada por el Gobierno de Nito Cortizo para su administración, como parte del espacio político a un aliado del Gobierno con que se ganó las elecciones en la pasada contienda recién pasada. Eso por no hablar de la pérdida del Ministerio de Gobierno y la Gobernación de la Provincia de Panamá, dos instituciones quitadas a los molirenas, por la desidia, incapacidad que exhibe el actual Presidente de los gallos

El pasado 3 del presente mes, participamos en un encuentro con un numeroso grupo de convencionales y líderes de base del Partido Molirena en Santiago de Veraguas. Hacía mucho tiempo que un encuentro de esta naturaleza no se había celebrado en nuestro partido. En esta ocasión la convocatoria la había realizado el Secretario General de los Molirenasquien hace ya bastante tiempo viene pregonando la necesidad de cambiar el rumbo en el partido y democratizar su vida interna.

La esperanza de un cambio me llevó a participar en este encuentro con varios de los viejos amigos que venimos militando en el Partido de los Gallos desde hace ya 30 y otros 15 años. Salí con bastante optimismo luego de escuchar al convocante y conversar con muchos de los asistentes.

Se apuntó a la necesidad de revitalizar al partido con un cambio de la Junta Directiva, porque la actual no funciona. Para demostrarlo, afirmó, algo que conocemos los que seguimos los movimientos de la actual Directiva, que desde el año 2017, cuando la Junta Directiva fue nombra por la Convención Nacional, no se ha vuelto a reunir, tampoco la Comisión Política, el Directorio Nacional, el CEN y menos los convencionales provinciales o distritales.

Esto solo para enumerar, algunos detalles de la falta de consultas, de vida partidaria, de irresponsabilidad política, de abulia administrativa y de abandono de los deberes del Presidente de un partido político como el Molirena, con una existencia de 39 años y de 8 elecciones nacionales.

Francisco Alemán que recibió la Presidencia del partido por un acuerdo con Sergio González Ruiz, no ha sabido aprovechar la oportunidad para proyectar al Partido Molirena, más allá de los últimos escándalos que salpican a la Lotería Nacional de Beneficencia, institución entregada por el Gobierno de Nito Cortizo para su administración, como parte del espacio político a un aliado del Gobierno con que se ganó las elecciones en la pasada contienda recién pasada. Eso por no hablar de la pérdida del Ministerio de Gobierno y la Gobernación de la Provincia de Panamá, dos instituciones quitadas a los molirenas, por la desidia, incapacidad que exhibe el actual Presidente de los gallos.

¿En qué atolladero nos han metido? Esta pregunta sé la hacen los molirenas, los votantes del molirena, los adversarios políticos y los panameños todos. Por primera vez los molirenas están cuestionados en todas partes por el escándalo de la Lotería que ha preocupado a la población panameña. Han convertido a la Lotería en un botín personal de amigos y parientes. Pero los convencionales y los molirenas en su mayoría, desconocen esos manejos y no son responsables de la forma caprichosa y oportunista cómo se maneja la Lotería Nacional de Beneficencia.

De los ciudadanos que leen este artículo: ¿Habrán escuchado al Partido Molirena y a su Presidente en estos dos años de Gobierno, pronunciarse sobre algún aspecto de la vida nacional, sus problemas y soluciones? ¿Alguien sabe que piensa el Partido Molirena y su Presidente, sobre las vacunas, sobre la epidemia, sobre el desempleo, la corrupción, los contratos de los puertos, la minería, la educación, la agricultura, la justicia, Odebrecht, el Canal de Panamá, por señalar algunos temas de importancia?

Solo los convencionales, sin distingos de ninguna clase, pueden resolver esta situación a través de una Convención Nacional Ordinaria. Valor, coraje, vergüenza y dignidad, es lo que se necesita, si queremos ser una esperanza para el futuro próximo.

Los dirigentes del Molirena deben recorrer esos caminos de rectificaciones partidarias y presentarse como una esperanza para los convencionales actuales y los miembros del partido en general. Prometer democratizar la vida partidaria, realizar consultas permanentes con la aplicación del Estatuto del Partido y con la Ley Electoral, haciendo una realidad la vida de participación activa en la política nacional.

El autor es abogado y profesor Universitario.

MÁS INFORMACIÓN

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado

Más de tips Femeninos