La precipitación y las temperaturas más frías traían algo de alivio a las comunidades que luchan contra el fuego.

gigi russian