El Tiempo /  Cuando se baña, ¿se toma el tiempo para secarse detalladamente cada zona de los pies? Especialistas explican que esta rutina es necesaria para evitar la tinea pedis, mejor conocida como pie de atleta. Esta es una infección micótica que afecta principalmente las zonas interdigitales del pie (el pliegue entre los dedos), según señala la dermatóloga Eunice García.

La humedad en los calzados y someter los pies a altas temperaturas por largos períodos son factores causantes de la infección. ?Muchos usan zapatos que no permiten transpirar. Esto hará que los dedos suden y aumente la proliferación de hongos, más si se trata de personas obesas?, comenta la especialista.

Los deportistas y aquellos que trabajan con botas de seguridad son los más propensos, al igual que quienes utilizan calzado con cubierta de plástico, según indica el podólogo Eduardo Rodríguez.

Esta micosis también puede adquirise a través del contagio. ?Si alguien con la infección se baña y no utiliza sandalias para evitar tocar el piso, va a dejar el hongo allí?, cuenta García.

Rodríguez, quien atiende en El Tigre, añade que el pie de atleta puede ser tan contagioso que la infección podría llegar a las manos. ?Hay que usar protección cuando se aplique el tratamiento y evitar en lo posible el contacto directo?.

Diagnóstico Picazón, mal olor, enrojecimiento y descamación en los espacios interdigitales del pie son los primeros síntomas que deja ver esta infección, cuyo tiempo de incubación es muy rápido, según la dermatóloga.

El podólogo agrega otras señales como ampollas que supuran e, incluso, la caída de alguna uña si la infección llega allí.

Ambos especialistas puntualizan que la tinea pedis debe ser diagnosticada y tratada prontamente para evitar que se desarrollen complicaciones que dificulten la marcha, generen celulitis o úlceras.

Prevención Eduardo Rodríguez, quien ejerce desde hace 11 años, comenta que la clave está en la buena higiene. ?Al bañarse, las personas deben secar cuidadosamente los pies. Así evitan que estén húmedos al momento de colocarse los zapatos?.

También es fundamental cambiar las medias dos veces al día. ?De esa forma no se mantiene el sudor tantas horas?. García, quien tiene su consultorio en Barcelona, recomienda lavar y exponer al sol los zapatos.

?Hay que airear las botas o cualquier calzado cerrado por lo menos una vez por semana. Así se liberan las bacterias que proliferan?, dice la doctora.

No andar descalzo, evitar el intercambio de calzado y utilizar sandalias en duchas públicas son otras recomendaciones.

El tratamiento se basa en cremas antimicóticas si la infección no se complica.