La Prensa Libre / Los vegetales son esenciales para una alimentación saludable y balanceada, ya que aportan vitaminas, minerales y fibra, nutrientes que el cuerpo necesita para su buen funcionamiento. Sin embargo, puede existir confusión con los vegetales almidonados o verduras harinosas, debido a que su valor nutricional es semejante al de los almidones y no al de los vegetales no almidonados. La principal diferencia entre ambos tipos de vegetales es su contenido de almidón, un carbohidrato complejo cuya función principal es ser reserva energética de la planta. En el caso de los seres humanos, los almidones proporcionan gran parte de las calorías que consumimos a través los alimentos. Para que identifique adecuadamente cada tipo de vegetales, a continuación, veremos algunos ejemplos comunes: -Vegetales no almidonados: brócoli, coliflor, repollo, hongos, cebolla, tomate, espinaca, berro, pepino, lechuga, etc. -Vegetales almidonados o verduras harinosas: guisantes, maíz, papa, yuca, camote, ñampí y zapallo. Los vegetales almidonados contienen un tipo de carbohidrato llamado almidón resistente. Este no se digiere en el intestino delgado y llega al colon, donde es fermentado por la microbiota intestinal (bacterias presentes naturalmente en el intestino), donde estimula el crecimiento y actividad de las bacterias buenas del intestino, ejerciendo así un efecto positivo en la salud.

Lea: Especias, el sabor y el balance de una buena comida

Además de su contenido de almidón, existen diferencias nutricionales entre estos vegetales. Por ejemplo: ½ taza de vegetales no almidonados cocidos aporta 5 gramos de carbohidratos, 2 gramos de proteína y 25 calorías. Por su parte, la misma porción de vegetales almidonados aporta 15 gramos de carbohidratos, 2 gramos de proteína y 70 calorías. Al momento de armar su plato saludable, procure que el 50% esté compuesto por vegetales no almidonados, como lechuga, tomate o brócoli. Un 25% por cereales, leguminosas y verduras harinosas, como arroz, frijoles, papas o camote; y el último 25% del plato por productos de origen animal como carne, pollo o huevo. Conocer las diferencias nutricionales entre los alimentos le permitirá organizar su alimentación de una manera más adecuada y saludable ¡Elija distintas variedades y colores para obtener una mayor cantidad de nutrientes! Foto archivo con fines ilustrativos