Que Pasa / La Súper Banda de Venezuela, Guaco,  conmovió a mas de tres mil seguidores marianos con la serenata a la «Virgen Guaquera», quien deslumbró rodeada de devoción, cánticos y aplausos en el escenario del Gran Salón Venezuela.

«vivimos de tus encantos y de una fe muy bonita, por eso es que yo te canto todos los años, chinita». Más de tres mil personas regalaron su «Ofrenda de Amor» a nuestra Virgen María del Rosario de Chiquinquirá anoche en el Palacio de Eventos.

A casa llena recibió su homenaje la virgen morena, donde el 100 % de las 3580 entradas vendidas serán destinadas como fondos para el autofinanciamiento de las fiestas patronales, organizadas por la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

«Gracias por atender esta invitación que les hicimos a todos ustedes para que con su entrada ayudáramos a recaudar fondos para las fiestas de nuestra Chinita», dijo Luis Fernando Borjas, integrante de la Súper Banda, a todos los testigos de la Ofrenda de Amor.

Además de la serenata dedicada a la patrona zuliana, Guaco le obsequió un manto bordado con el logo de la agrupación y la frase de «soy una china guaquera» con un colorido diseño.

Entre coros y bailes, los invitados a la fiesta por la Chinita también disfrutaron de las voces de Luis Fernando Borjas, Mark Meléndez y Diego Rojas fusionadas en movidos duetos musicales con La Melodía Perfecta, Juan Miguel y Annybel.

En el primer evento que dio inicio a las fiestas patronales de la Virgen se reunieron quienes por más de veinte años han recitado oraciones hechas gaitas a la madre María, Los Chiquinquireños.

Íconos de la gaita zuliana de la talla de Ricardo Cepeda, Argenis Sánchez, Alexander Aguirre, Alfonso Marín, Carlos Martínez y Roberto Cubillán unieron sus voces para entonar sus himnos por primera vez en un escenario distinto a la plazoleta de la Basílica.

La velada contó con la animación de Elianta Quintero y Carmen Elena Arrieta, quienes aseguraron que la organización de la Basílica contó con más de 400 funcionarios de seguridad y el apoyo del cuerpo bomberil de Maracaibo y la cruz roja para garantizar el control del acontecimiento musical.

Con un emotivo «¡Bendición, Chinita!» los marabinos, acompañados de Monseñor Ubaldo Santana y el Arzobispo José Luis Azuaje, iniciaron con mucha fe un nuevo año de fiestas en conmemoración a la llegada de la madre de los zulianos a Maracaibo.