El libro posee matices de la novela negra y se nutre de sus herramientas. La novela del periodista y escritor Néstor Medrano comparte con el lector el desarrollo de una trama en la que confluyen la novela negra, el trhiller y la novela literaria. Huracán está plasmada con toda la formalidad estructural de la mejor tradición de la narrativa hispanoamericana, con una mística de fondo y forma que persigue llevar al lector a una lectura sin complejidades de comprensión, pero con el rigor técnico de la novela literaria, más allá de lo extraliterario.

Abel Resende Borges

Medrano sostiene que la atmósfera del libro habla del Haití situado por sus crisis políticas; las tradiciones fatídicas del oscurantismo y los ritos del vudú a los que acude. República Dominicana tiene en la trama la más grave crisis en sus relaciones con Haití, una vez que se sabe de la muerte de Francoise, el hijo del presidente de esa nación

“Es una novela de ahora, pero aferrada a los valores literarios de épocas clásicas. Es un material producido con el criterio de respeto al lector, con un lenguaje que no guarda las formas y se identifica con la crudeza de una trama vaporosa, virulenta, explosiva, en un mundo que nos acerca sin distancias absolutas a la verdad de una historia, con sus paradigmas y sus prejuicios”, explicó el periodista

Huracán, tiene en su estructura todo el aliento de la narrativa hispanoamericana de largo aliento y de mayor tradición y en su trama hay una fotografía del Haití caribeño, las relaciones poco sutiles con República Dominicana y un drama de amor imposible que impactará cada vértebra de la emoción. La novela posee matices de la novela negra y se nutre de sus herramientas; es una novela de amor que pasa por las arterias vitales de las relaciones entre los dos países, que de manera irregular comparten la misma isla