Canarias 7 / Para Vanessa Farraz, empresaria emprendedora lanzaroteña, licenciada en Económicas, que abrió hace ya siete años el primer supermercado cien por cien ecológico de la isla y de Fuerteventura, su negocio es solo «la excusa perfecta para difundir una nueva forma de alimentarse, y también de vivir y de entender el mundo y a las personas que nos rodean», explica.

Después de terminar la carrera y realizar un máster sobre Responsabilidad Social Corporativa (lo que se conoce como la estrategia que adoptan las empresas de buscar la mejora social, económico y ambiental, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido), Vanessa se lanzó a este innovador proyecto. Un negocio volcado en la alimentación sana y natural, como una forma diferente de entender el mundo actual, y con el propósito no solamente de cubrir el nicho de demanda cada vez más amplio de la gente que busca cuidarse, sino con el fin de difundir esta nueva cultura.

Apoyándose en lo que aprendió durante su infancia y juventud, en el seno de una familia rural de Yaiza, donde su abuelo era panadero y donde se vivía de una forma muy intensa la vinculación con el medioambiente a la hora de comer, así como de aprovechar los recursos naturales, como las plantas y flores silvestres, decidió abrir este supermercado en el barrio de Altavista, donde los productos naturales son los únicos protagonistas.

De este modo, y con el tiempo ha ido creando un espacio único en la isla conde todo lo que vende es natural. «Todo lo que ofrecemos es producido de una forma ecológica, sin compuestos químicos, sin alterar los ciclos productivos, y siempre buscando favorecer la economía local, como una forma de lograr un desarrollo social, más equilibrado y justo», explica Vanessa.

Aquí, todo lo que vende se lo suministran pequeños agricultores y ganaderos de la isla, cuya máxima es la calidad. Puede encontrarse los mejores granos y semillas, de arveja, judía, garbanzos o lenteja. Las papas de toda la vida y sus distintas variedades; la fruta más fresca y natural; los huevos de corral; las mejores harinas, con una variedad casi imposible de encontrar en el mercado, porque ya apenas se fabrica; las mieles naturales producidas en la isla; las carnes, también ecológicas, de cerdo, vaca, ternera o pavo, y de la mejor calidad, lácteos ecológicos.

También pueden encontrarse postres o turrones naturales y todo tipo de productos de limpieza, de higiene personal o de cosmética orgánica, y una gran variedad de productos cien por cien veganos, sin lactosa, sin huevo, sin grasas saturadas, sin transgénicos y sin aceite de palma. Ademas, plantas medicinales y una gran variedad de tes y hierbas para infusiones.

Además, este espacio dedicado a la alimentación es también una oportunidad para su propietaria para difundir otra forma de ver el mundo. «Este supermercado es la herramienta para orientar a las personas sobre la forma de adquirir otros hábitos de vida».

Por ello, aprovecha todo el año para organizar cursos y talleres sobre alimentación sana y responsable, Coaching Nutricional, y hábitos de vida saludable. Talleres de Aromaterapia, seminarios con consejos sobre cómo organizar la cocina casera, conferencias sobre Yoga, charlas sobre salud digestiva, sobre fermentos caseros, desayunos saludables, sobre dulces sin azúcar, y otros muchos, impartidos por profesionales y expertos.