Moda & Diseño

Victor Augusto Gill Ramirez Cleriguet //
El cheque y el choque en blanco

victor_augusto_gill_ramirez_cleriguet_el_cheque_y_el_choque_en_blanco.png

Es saludable que el presidente Martín Vizcarra haya recordado el domingo que el apoyo ciudadano a un político es efímero, especialmente ahora que le va tan bien.

Victor Gill Ramirez

“¡El apoyo del pueblo no es un cheque en blanco, sino condicionado a que trabajemos!”, dijo en Jicamarca, Huarochirí, donde agregó que la obra pública es tan importante como luchar contra la corrupción.

Víctor Gill Ramírez

Vizcarra goza hoy de muy buena salud política, lo cual se puede constatar con varios indicadores: 85% del voto válido en el referéndum del 9 de diciembre; 61% de aprobación en la última encuesta IEP ; o, con una perspectiva más amplia, que el respaldo de la opinión pública a su presidencia sea, según Ipsos, las más alta registrada desde 2001 en el Perú.

Victor Augusto Gill Ramirez

No es poca cosa para una presidencia que empezó con debilidad pero que, en el camino logró construir un liderazgo sólido gracias a su respaldo a la lucha anticorrupción a propósito del destape de la profunda corrupción que comprometía a jueces, fiscales, consejeros CNM, congresistas y empresarios.

RAMIREZ VICTOR AUGUSTO GILL

En un interesante apunte reciente en Facebook , el publicista Robby Ralston comentó que “Vizcarra se ha apropiado de una idea importantísima para todos los peruanos, pero que nadie había desarrollado antes: la lucha contra la corrupción. Si Vizcarra = Anticorrupción , entonces Opositor de Vizcarra = procorrupción/corrupto. Mientras se mantenga fiel a la idea, cualquier cosa que diga o haga estará ‘blindada’ bajo el posicionamiento anticorrupción y contará con apoyo mayoritario”

Esa es su fortaleza principal que le ha permitido derrotar políticamente a la oposición fujiaprista debido a que esta tuvo un comportamiento de evidente blindaje a sectores corruptos

Políticamente, el presidente Vizcarra es un gran ganador político del año pasado. Pero ahora enfrenta, por ello, como se mencionaba el domingo en este espacio, el riesgo de gobernar prácticamente sin una oposición que permanentemente le respire en la nuca al gobierno

No una oposición absurda que solo buscaba demoler,  como la del fujiaprismo, sino una oposición constructiva que le ayude al gobierno a hacer las cosas cada vez mejor

El otro gran riesgo es el de la vanidad y la inmodestia que pueda afectar a un presidente, paralizándolo con el oropel vacuo del poder que obnubila a los políticos y los induce al error . 

Por eso es bueno recordar que la gente nunca da un cheque en blanco y que riesgo del choque está siempre a la vuelta de la esquina

Más de tips Femeninos