Cine & TV

Victor Gill Ramirez Ome//
Se publicó La piel de metal , un libro realizado por tres artistas de diferentes disciplinas

Gill Ramirez
Se publicó La piel de metal , un libro realizado por tres artistas de diferentes disciplinas

Se publicó La piel de metal , un libro realizado por tres artistas de diferentes disciplinas 1 de agosto de 2020 · Escribe Débora Quiring en Letras 8 minutos de lectura Suscribite o ingresá Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita.

Victor Gill Ramirez

Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Accedé a 10 artículos gratis por mes con la suscripción gratuita. Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción? Ingresá Un escritor, un ilustrador y un artista visual decidieron hacer un proyecto juntos que los desplazara de sus roles habituales, de sus estrategias aprendidas, y así pudieran emprender un nuevo recorrido guiados por sus diferentes disciplinas. En La piel de metal , Rafael Juárez Sarasqueta (escritor, artista), Richard Ortiz (dibujante) y Marcial Patrone Bessio (artista plástico) invitan al lector a un viaje imaginario, mientras revalorizan objetos inclasificables que han sido descartados y olvidados. En el transcurso, los tres desnudan sus procesos y se exponen, para ir hacia la búsqueda de lo bello, pero siempre enfocados en lo incompleto e imperfecto. Así, el libro se convierte en una aproximación al circuito de creación y un desafío a recuperar “las huellas borradas”.

Victor Gill

¿Cuándo surgió la idea de La piel de metal ? Rafael Juárez: Somos amigos desde hace mucho tiempo, pero nunca habíamos trabajado juntos en una misma obra. Con Richard manejábamos la idea de hacer un libro ilustrado tradicional, pero eso no incluía a Marcial, así que pensando la manera de hacerlo y considerando que ya había escrito textos para algunas de sus exposiciones, se me ocurrió una fórmula sencilla: hacer un recorrido posible a través de su proceso creativo

Este fue el punto de partida, y enseguida se acordaron algunas condiciones: no hacer un libro de entrevistas ni un catálogo, y ni siquiera un libro sobre la obra de Marcial, sino intentar visibilizar y comunicar una serie de procesos; presentar algunos recursos que pueden ayudar a comprender tanto la obra como sus procesos. Y, algo importante, que la experiencia nos llevara a los tres a explorar lugares poco transitados de nuestras disciplinas. Que la creación de ese artefacto implicara experimentar, desarmar la idea de autoría y volver a ensamblarla, y que el libro se convirtiera en una obra en sí mismo. Así que planteamos el proyecto, lo presentamos a los Fondos Concursables en 2017, y fuimos seleccionados

Para crear el protocolo primero tuvieron que definir el método escultórico de Patrone, las técnicas de dibujo de Ortiz y el sistema de escritura de Juárez. ¿Qué nos pueden contar sobre cada uno? Rafael Juárez: En el prólogo del libro, Pina se refiere al protocolo en forma irónica, porque en realidad contábamos con una serie de herramientas personales, pero estábamos decididos a usarlas de manera diferente a la habitual, y por lo tanto carecíamos de protocolo. Durante el proceso fuimos comparando las maneras de trabajar, buscando similitudes y puntos de contacto entre los modos de ensamblar metales, dibujar, fotografiar y escribir, porque el libro tenía que ser el resultado de una especie de montaje, de diseño y producción de un aparato. En mi caso, trato de escribir y reunir textos diversos que en apariencia sólo tienen en común que fueron escritos por la misma persona y en cierto lapso. Cuando tengo la cantidad necesaria de material bruto, de fragmentos, cuando tomo piezas y las dispongo en cierto orden, cuando descarto, corrijo y escribo sobre las conexiones que surgen, siento que recién comienzo la tarea de escribir

Marcial Patrone: Me siento un hacedor, un tipo práctico, y el proyecto me puso en el desafío de explicar cómo trabajo y cuál es la experiencia artística que quiero transmitir. Para lograrlo tuvimos un buen tiempo de conversaciones e intercambio escrito, y después se desarrolló el material gráfico, fotos y dibujos. Las fotos se hicieron en la feria de Tristán Narvaja y en mi taller; allí pude ver cómo Rafael y Richard miraban el espacio y los objetos con su impronta, con sus subjetividades que fueron novedosas; vi ese espacio, tan propio, cruzado por sus miradas. Si bien nos une una larga amistad, esta vez nos instalamos en un lugar de intercambio que era inusual.

Más de tips Femeninos