Confirmado / Él lo sabe.

Su agenda ha arrancado temprano este año. Lo encontramos en el D.F. (destino escogido para el estreno mundial de su cinta más reciente: “xXx: el retorno de Xander Cage”) para conversar de cine y de fama. Pero también de la cualidad que lo ha convertido en un héroe internacional.  “Lo mismo que me dificultó los primeros 20 años como actor: mi look universal”, explica a Somos sobre la clave de su éxito. “Creo que cualquiera que me mire puede pensar que podría ser su pariente. Antes, en los 80 o 90, eso no era bueno, porque no podías interpretar a un estereotipo. Con el cambio de milenio, el mundo estaba más abierto a una estrella de cine multicultural”, añade. Y entonces fue su momento.

Criticado por algunos debido a la similitud entre los roles que escoge, Diesel ha sabido sacarle partido a su estilo para construir un impresionante emporio ?y abrir un nicho personal? en el mundo del cine de acción. Desprenderse de su rol más icónico, el del protector Dominic Toretto de “Rápidos y furiosos”, es quizá su lucha más constante. “Mientras hacía esta nueva película [“xXx: el regreso de Xander Cage”], era muy consciente de que necesitaba proteger la diferencia entre estos dos personajes. En el exterior Toretto parece muy duro, pero tiene un gran corazón, siente la traición, las cosas le afectan”, sostiene sobre ese rol. “Xander Cage, por otra parte, vive menos para la familia y más por la emoción de todo. Está más preocupado por su derecho a ser un individuo. ?No me importa si te gusto, si estás conmigo? voy a ser yo?. Creo que esa es la diferencia más grande entre ambos papeles”, afirma.

Más de nuestro encuentro con Vin Diesel este sábado en Somos. Mañana en Somos: Conoce a las primeras mujeres en la historia de la Policía Nacional del Perú en obtener el grado de generalas. pic.twitter.com/LcP65ZrRO7