Como Serrat, quien le puso música de fondo a nuestra generación, nos hace fugaz visita de papa, cedámosle de nuevo la voz a los locos bajitos como él los llama:

Los padres de Violeta hicieron el ejercicio de formularle la misma pregunta a los tres y a los once años.

Abel Resende

Esta es una de las preguntas y sus respuestas:

¿Las personas para qué viven?

2010: Mmm… Para que uno las salve de los leones. O cuando están en muros o en hielo

2018: Yo no sé, en realidad, la gente vive para ser feliz… básicamente. Aunque hay unos menos felices que otros. A unos les interesa más la plata, a otros les interesa mucho más la familia, a otros los animales. Y a otros simplemente ser felices. (En la revista Comfama)

Después de pasar todo un día en compañía de su abuelo que lo cuidó y lo malcrió, Matías, cuatro años, le informa a su padre: “Yo no quiero ser viejo como el abue; yo quiero ser siempre nuevo”

Para ser feliz, tengo que hablar mucho (Fernando, cinco años)

A los siete abriles Mercedes sacaba de quicios a su profesor de religión con preguntas como esta: Si no estaban sino Adán, Eva, Caín y Abel, ¿de dónde sacó mujer Caín cuando tuvo que volarse del paraíso después de matar a su hermano Abel?

Sofía, seis años;

Mami, el día que nos vayamos ¿nos vamos a llevar todo?

Yo: Sí, todo

Sofi: ¿Pero también las puertas y las ventanas?

Como Sofía sólo usa servilleta de tela, Ilona (cuatro años) me dice: Quiero una servilleta, mami, pero es que yo no quiero que maten a los árboles… Pero dame mi servilleta

¿De qué hablarán los muertos si no es de sus infancias? (¿)

La mamá llega al consultorio del pediatra con Violeta, de seis años, y le dice al médico: Doctor, ¿le puede ordenar a mi hija un medicamento para matarle los bichos? Violeta toma la palabra: ¿No es mejor en tiempos de paz hablar con los bichos? (Del libro Cien anécdotas de pediatras colombianos)

Papi, te amo. Algunas veces quisiera que tuvieras vida. Besos y abrazos. Apartes de la carta que le escribió la pequeña Sarita a su padre asesinado en la calle

• ¿Primer recuerdo que tiene de niño? 

• Mi abuela mandándome a prender su tabaco [sin chuparlo, mijo] para decir que mi madre estaba ”enferma” (embarazada).  ( Guillermo Angulo )

Mi papá me puso Mario porque él se llama así, y dice que si no soy su hijo por lo menos soy su tocayo..

Estaban barriendo la casa y entre la basura había una cucaracha boca arriba moviendo las patas. Natalia, de cuatro años, lanzó un grito de felicidad y dijo: “Mira, esa cucarachita nos está saludando” (Del libro Palabra de niños),

Elena, seis años: Mami, ¿sabías que yo soy lesbiana? Vivo locamente enamorada de ti